miércoles, 13 de diciembre de 2017

ABSOLUTA DECEPCIÓN

Hoy habíamos sido convocados los trabajadores a una asamblea para discutir los últimos acontecimientos laborales que nos afectan.  A dicha asamblea informativa, a la hora de salida del trabajo, debíamos acudir el 75% u 80% de la plantilla, calculo que alrededor de 150 personas y 9 representantes sindicales. Pues bien, acudimos 4 representantes y calculo que unos quince compañeros; las razones, que las habrá, las desconozco. Si para mi ha sido una decepción, imagino lo que habrán pensado los representantes que sí estaban. Sin comentarios.

lunes, 11 de diciembre de 2017

PARA TENERLO MUY EN CUENTA

SOY OFICIALMENTE UN POCO MÁS POBRE

Entrar en la óptica una vez es como ir por primera vez a la consulta de la Seguridad Social, ya uno no deja ve volver y siempre, siempre, sale con algo nuevo, no precisamente regalitos navideños. Hoy soy oficialmente una pasta más pobre: aumento ligero de dioptrías, cambio de cristales progresivos en las gafas de vista, y las de sol, de lejos, imprescindibles para conducir. Menos mal que he usado siempre las mismas gafas de sol, que no son nada caras y a las de vista sólo le he de cambiar los cristales -las lentes, que dirían en la óptica-, de manera que me ahorro una pasta. Ay Rubén Darío, ¡cuánta razón tenías!
CANCIÓN DE OTOÑO EN PRIMAVERA
Rubén Darío

Juventud, divino tesoro,
¡ya te vas para no volver!
Cuando quiero llorar, no lloro...
y a veces lloro sin querer...

Plural ha sido la celeste 
historia de mi corazón.
Era una dulce niña, en este
mundo de duelo y de aflicción.

Miraba como el alba pura; 
sonreía como una flor.
Era su cabellera obscura
hecha de noche y de dolor.

Yo era tímido como un niño. 
Ella, naturalmente, fue,
para mi amor hecho de armiño,
Herodías y Salomé...

Juventud, divino tesoro, 
¡ya te vas para no volver!
Cuando quiero llorar, no lloro...
y a veces lloro sin querer...

Y más consoladora y más 
halagadora y expresiva,
la otra fue más sensitiva
cual no pensé encontrar jamás.

Pues a su continua ternura 
una pasión violenta unía.
En un peplo de gasa pura
una bacante se envolvía...


En sus brazos tomó mi ensueño
y lo arrulló como a un bebé...
Y te mató, triste y pequeño,
falto de luz, falto de fe...

Juventud, divino tesoro, 
¡te fuiste para no volver!
Cuando quiero llorar, no lloro...
y a veces lloro sin querer...

Otra juzgó que era mi boca 
el estuche de su pasión;
y que me roería, loca,
con sus dientes el corazón.

Poniendo en un amor de exceso
la mira de su voluntad,
mientras eran abrazo y beso
síntesis de la eternidad;

y de nuestra carne ligera
imaginar siempre un Edén,
sin pensar que la Primavera
y la carne acaban también...

Juventud, divino tesoro, 
¡ya te vas para no volver!
Cuando quiero llorar, no lloro...
y a veces lloro sin querer.
  
¡Y las demás! En tantos climas,
en tantas tierras siempre son,
si no pretextos de mis rimas
fantasmas de mi corazón.

En vano busqué a la princesa
que estaba triste de esperar.
La vida es dura. Amarga y pesa.
¡Ya no hay princesa que cantar!

Mas a pesar del tiempo terco,
mi sed de amor no tiene fin;
con el cabello gris, me acerco
a los rosales del jardín...

Juventud, divino tesoro,
¡ya te vas para no volver!
Cuando quiero llorar, no lloro...
y a veces lloro sin querer...
¡Mas es mía el Alba de oro!

domingo, 10 de diciembre de 2017

SIN PALABRAS

OW

TIME

Bon Iver, *I Can't Make You Love Me / Nick of Time

JOYAS MUSICALES

The Flamingos, *I Only Have Eyes For You.

PERROS, LIBROS, ALFOMBRAS


No es conveniente estar ya descalzo dentro de casa si uno no quiere exponerse a un calambre inesperado, el suelo está helado. Es hora de sacar los calcetines de la cómoda y de abrigarse un poco. 
Mi casa es fría, cosa difícil de solucionar mientras deje la puerta de la cocina abierta siempre; las perritas entran y salen cuando quieren al jardín, aunque la verdad prefieren estar dentro. La pena es no poder tener más alfombras, pero entre mi alergia y el cambio de pelo de Augusta y Octavia no es una buena idea. Creo haber escrito en alguna ocasión anterior que, cuando estudiaba la carrera fuera, visité a un alergólogo porque se me habían acentuado los síntomas, para que finalmente él sentenciara: ni perros, ni libros, ni alfombras... Me temo que nunca he sido su mejor paciente.

ROJOS

AGES AND BLANKETS


BY CABRONAZI




OTHER NEWS

KIGS OF CONVENIENCE

*Mrs. Cold.
*Misread.
*Rule My World.

UNA HISTORIA


Acabo de ver la película "Una historia japonesa", de la que no había oído hablar salvo la recomendación que me hizo mi amiga Isabel hace un par de días. Una tragicomedia con el grandioso deserto australiano de fondo. Vale la pena.

UNA NOTICIA QUE DA MIEDO

https://elpais.com/economia/2017/12/09/actualidad/1512844379_448525.html

sábado, 9 de diciembre de 2017

JOYAS MUSICALES


Midnight Oil, *Beds Are Burning.

TWO FOR XMAS

Barbra Streisand, *Christmas Lullaby.
Barbra Streisand, *Grown-Up Christmas List.

KF

UN CALENDARIO SIN FALTAS


Un calendario para no cometer más faltas de ortografía en 2018
El profesor Don Pardino tiene una recomendación ortográfica para cada mes.

https://verne.elpais.com/verne/2017/12/08/articulo/1512744296_902344.html














CAPITAL

SALMO 137

Junto a los ríos de Babilonia, allí nos sentábamos, y aun llorábamos, acordándonos de Sion. 
Sobre los sauces que están en medio de ella colgamos nuestras arpas; 
cuando nos pedían allí, los que nos cautivaron, las palabras de la canción, (colgadas nuestras arpas de alegría) diciendo : Cantadnos de las canciones de Sion. 
¿Cómo cantaremos canción del SEÑOR en tierra de extraños? 
Si me olvidare de ti, oh Jerusalén, mi diestra sea olvidada. 
Mi lengua se pegue a mi paladar, si de ti no me acordare; si no ensalzare a Jerusalén como preferente asunto de mi alegría. 
Acuérdate, oh SEÑOR, de los hijos de Edom en el día de Jerusalén; quienes decían: Arrasadla, arrasadla hasta los cimientos. 
Hija de Babilonia destruida, dichoso el que te diere tu pago, que nos pagaste a nosotros. 
Dichoso el que tomará y estrellará tus niños a las piedras. 

Para muchos, si se le pregunta cual es la capital de Israel responden; Jerusalén, pero en verdad en la actualidad es Tel Aviv, si bien siempre fue Jerusalén. Ver artículo. La polémica está servida después de la decisión de Donald Trump de reconocer a Jerusalén como la capital del Estado de Israel. A nosotros, pobres mortales interesados en que se resuelva el conflicto, sólo nos resta esperar que las aguas vuelvan a su cauce y se retomen las conversaciones de paz que deriven, definitivamente, en la coexistencia de dos estados que convivan sin problemas. ¿Estado palestino? sí, ¿Estado de Israel? por supuesto. Pero, sobre todo, ¡PAZ!
No es fácil una discusión racional sobre Jerusalén
La ciudad es la cuna del monoteísmo y símbolo de tres grandes religiones.
https://elpais.com/internacional/2017/12/08/actualidad/1512763291_312132.html

Jerusalén no es una ciudad normal. Es la cuna del monoteísmo y la ciudad santa de tres grandes religiones. Frente al politeísmo relativista de la Antigüedad, el monoteísmo puede tender hacia el totalitarismo teológico: mi Dios es el Único Dios, y por lo tanto el tuyo no es Dios. No es fácil una discusión racional sobre estas cuestiones, ni tampoco sobre la ciudad que constituye su epicentro.
“Si te olvido, oh Jerusalén…”, como comienza un hermoso texto del Libro de los Salmos. Los sionistas, fundadores de un movimiento político moderno en el siglo XIX, no sentían un especial entusiasmo por las tradiciones religiosas judías, pero no dudaron en elegirla para dar el nombre de Sion a su proyecto. Los musulmanes situaron en la mezquita de Al Aqsa la ascensión de Mahoma al cielo, y sus dirigentes políticos han sido los primeros en reaccionar ante la decisión del presidente Trump de reconocerla como la capital de Israel y llevar allí la embajada estadounidense. Y no es casualidad que la Santa Sede lo haya hecho también enseguida, con una intervención del propio papa Francisco sobre el tema.
No, no es fácil una discusión racional sobre Jerusalén, porque muchos fieles de estas tres religiones no la miran con los ojos del cuerpo, sino con los del alma. Para ellos es un símbolo, y tocar ese símbolo significa tocar muchas más cosas de las que pueden reconducirse a una mera discusión política.
El papel de los políticos y de los diplomáticos es manejar estas situaciones complejas y buscar puntos de entendimiento. En el caso de Oriente Medio, los escasos logros obtenidos en esa tarea en los últimos setenta años —uno de los cuales fue la Conferencia de Paz de Madrid, por cierto— demuestran su especial dificultad. Oriente Medio ha sufrido ya demasiadas veces las consecuencias de decisiones unilaterales. Las guerras lanzadas por unos y por otros, las décadas de ocupación israelí, el recurso al terrorismo. Si la historia ha demostrado algo, es que esas decisiones generan aún más tensión, más venganzas, más ciclos de violencia. En Oriente Medio ninguna de las partes tiene la capacidad de derrotar totalmente a la otra. Están obligadas a vivir juntas, no pueden lograr —como muchos desearían, tanto entre los israelíes como entre los árabes— que la otra parte desaparezca, que de repente se esfume. Por eso, la única vía posible es el diálogo, las negociaciones, el cumplimiento de las resoluciones de las Naciones Unidas, tal como recogen estos días los comunicados de muchos gobiernos, empezando por el español.
Tratar de imponer soluciones unilaterales nunca es una buena idea. Porque el autor del Libro de los Salmos en realidad no tenía ningún motivo para preocuparse: nadie, nunca, en ningún lugar, va a olvidarse de Jerusalén.

Rafael Dezcallar es diplomático español. Estuvo destinado en Israel de 1989 a 1992 y es autor de Entre el desierto y el mar (Destino, 2013).

AY, LA CALLE DÖNITZ

Es más que probable que en cualquier reunión de amigos, entre frivolidades, salga a la palestra el tema de los nombres de las calles, de aquellos puestos por Franco durante sus 40 años de dictadura. Como en botica hay opiniones para todos los gustos, unos a favor de eliminarlos, otros más conservadores. He aquí un interesante artículo que leo y comparto.
Merkel no llama a las calles por sus nombres nazis
No se pide a Rajoy que juzgue al franquismo, pero que al menos se sitúe en este tiempo, nuestro tiempo.

Elijan a un gerifalte nazi cualquiera y luego imaginen a Merkel defendiendo que siga dando nombre a una calle en Alemania. El Gran Almirante Dönitz, por ejemplo, que hundió unos cuantos submarinos al mando de la Marina de Guerra del III Reich, sería un equivalente aproximado al de Salvador Moreno, cuya calle sigue vigente en la memoria y el particular universo de Rajoy.
¿Lo imaginan? Merkel, con aire nostálgico frente a unos marinos alemanes a bordo de un buque militar, rememorando los tiempos en que vivía junto a una Escuela Naval de su Hamburgo natal (es un decir). “Ay, la calle Dönitz. No sé por qué quitaron la calle. He vivido allí muchos años y la sigo llamando así”. Imposible. Materia de escándalo. Y de rendición de cuentas al más alto nivel.
Pero eso es exactamente lo que ha ocurrido con el presidente del Gobierno, que a bordo del patrullero Infanta Cristina relató con añoranza su cercanía de toda la vida a la Escuela Naval de Marín (Pontevedra) y a la calle en cuestión. “No sé por qué le quitaron la calle al almirante Moreno pero en fin, yo he vivido allí muchos años y la sigo llamando así”. Karl Dönitz no solo hundió submarinos sino que también, al suicidarse Hitler el 30 de abril de 1945, se convirtió en su sucesor hasta el 23 de mayo, cuando fue detenido. Nuestro Salvador Moreno no tuvo exactamente la misma misión —aunque precisamente contribuyó a la construcción de submarinos para Alemania—, pero sí varias que convendría no olvidar: participó en el golpe del 18 de julio que desató la Guerra Civil; se hizo fuerte en el arsenal de Ferrol; bombardeó Gijón; combatió a los vascos en la Batalla de Machichaco y, trasladado después al Mediterráneo, bombardeó a la población civil que huía de Málaga en un ataque que dejó entre 3.000 y 5.000 muertos. Fue ministro de la Marina de Franco y almirante desde 1950. Por todo ello fue uno de los 35 altos cargos del franquismo imputados por Garzón en la Audiencia Nacional en la causa que intentó en 2008.
Pero no se pide a Rajoy que juzgue al franquismo, sino que se sitúe en su tiempo, en nuestro tiempo, que es el que gobierna y en el que no deberían caber estas cosas. La calle perdió su nombre mucho antes de la Ley de Memoria Histórica, cuando a socialistas y BNG de Pontevedra les pareció lo obvio: que el golpista no merecía una calle en democracia. En 2002 pasó a llamarse Rosalía de Castro.
En el mejor de los casos, estamos ante esa forma hilarante de Rajoy de reaccionar en ocasiones, como cuando se distanció del cambio climático porque se lo decía su primo o cuando aborda una reforma de la Constitución, como el miércoles, con una declaración de principios como: “No digo yo que no”. En el peor —y en realidad— estamos ante un nuevo capítulo de la popular serie “Vamos a ignorar a las víctimas y la necesidad de superar las heridas”. Al fin y al cabo por eso el PP ha vaciado la Ley de la Memoria Histórica. Y por eso el Pazo de Meirás sigue incomprensiblemente en manos de la familia de Franco. Aunque su admirada Merkel nunca lo pudiera a entender.

SÁBADO: MUSETTA Y NUBE GRIS

Anoche, cosa extraña ya porque está mayor y le cuesta mucho, oí a Augusta subir las escaleras, jadeando un poco. Durmió arriba, cambiando la biblioteca por mi cuarto. Octava también, como siempre, así que esta mañana estaban ambas desesperadas por salir al jardín. Ahora, haciendo un poco de tiempo para salir en moto, cielo medio cubierto, 13° marca el termómetro, compruebo el correo y actualizo el blog mientras escucho en Spotify La Boheme. 
Mi intención es hacer un par de cosas, entre otras llevar un cuadro que se cayó hace un par de días y terminó con el marco destrozado, para empezar. Quisiera bajar un momento a Santa Cruz y buscar un regalo adecuado para mi sobrino el gandul y algo para mi sobrina bebé, aunque no encuentro la lista de regalos posibles que me mandó mi hermana. Comprar regalos de Reyes, tarea ímproba donde las haya.
Veo que avanza una nube gris, lenta pero amenazante; ¿será una buena idea salir en moto? El pronóstico del tiempo no anuncia lluvia ¡por fin! hasta el miércoles.

Puccini, La Boheme. *Quando me'n vo'.

¿QUEDAMOS PARA VERNOS?

Ay, no puedo, me duele el codo, a mi el tobillo, a mi la oreja izquierda; yo salgo con la prima segunda de mi primo tercero, yo no tengo tiempo (no me apetece, claro); yo hoy no puedo, mal día (¡pero si es sábado!). En fin, que les den.
Navidad, Navidad, dulce Navidad...

FUN FUN FUN