viernes, 20 de octubre de 2017

¿HACHÍS?

La Guardia Civil destroza a un usuario con su respuesta a este tuit
El tuitero tuvo que hacer su cuenta privada después de la contestación.
19/10/2017 17:31 CEST |
Redacción El HuffPost El HuffPost
http://www.huffingtonpost.es/2017/10/19/la-guardia-civil-destroza-a-un-usuario-con-su-respuesta-a-este-tuit_a_23249042/?por=mosaico

Es el riesgo de las redes sociales: si te sale mal la jugada, lo puedes pagar muy caro. Es lo que le ocurrió este miércoles por la noche a un usuario de Twitter que tuvo que hacer privada su cuenta después de que la Guardia Civil respondiese a un comentario obsceno.
Todo comenzó cuando la Benemérita publicó un tuit contra el consumo de drogas: "¿Te ofrecen chocolate a estas horas y no es una tableta como la de la izquierda? Te preguntan ¿Hachis? Contesta "Jesús".

Fue entonces cuando el usuario respondió con un obsceno "comedme la polla" que fue replicado de inmediato por la Guardia Civil: "Lo sentimos... somos más comer como Dios manda que de fideo japonés".
 
Tras la avalancha de bromas y de risas, el usuario optó por hacer privada la cuenta.
No es la primera vez que la Benemérita responde así a quien le hace un comentario de este tipo. En febrero, otro usuario tuvo que borrar su cuenta en la red social después de que la Guardia Civil le diera una contestación que arrasó. Todo empezó cuando el tuitero envió a la benemérita un mensaje con poca educación. "Comedme los huevos", era la breve frase. Uno de esos mensajes que las cuentas oficiales no suelen contestar. Pero la Guardia Civil lo hizo. "Lo sentimos, no nos va la comida minimalista", escribió el Cuerpo en un mensaje que en 12 horas rozó los 1.000 retuits. 

HARTO

Esta mañana no tuve más remedio que apagar la radio, estaba harto, no lo soporté. Volvían a hablar del dichoso artículo 155, de los independentistas catalanes y su erre que erre. Hasta ahí, no pude más, parecía una discusión entre dos niños... ¡la pelota es mía!¡ no, mía! No voy a juzgar al Gobierno, lo hará la Historia, pero el Govern..., lo que han hecho -imponer saltándose las normas del juego- no tiene otro nombre sino fascismo, y encima lo disfrazan de democracia y victimismo. De pena.

miércoles, 18 de octubre de 2017

¡QUIERO VERLA YA!

¡Una película bodrioentretenida de catástrofes! ¿Se puede pedir algo mejor como entretenimiento? Yo lo dudo.


martes, 17 de octubre de 2017

ONLY IN USA

El ‘rey del porno’ ofrece 10 millones de dólares por información para destituir a Trump
El responsable de la revista pornográfica Hustler publica un anuncio a página entera con su oferta de recompensa para propiciar un ‘impeachment’ presidencial.
https://elpais.com/internacional/2017/10/15/actualidad/1508079030_983522.html

Es un anuncio a página entera en The Washington Post de este domingo. Hay dos frases con letras enormes en mayúsculas que sobresalen: 10 millones de dólares y Donald J. Trump. El provocador Larry Flynt y la revista pornográfica Hustler, de la que es fundador, ofrecen esa “oferta en efectivo” a cambio de “información que lleve al impeachment y destitución” del actual presidente de Estados Unidos. El anuncio detalla un número de teléfono y un correo electrónico al que escribir. La información, destacan, se mantendrá “confidencial”.

La especulación sobre un impeachment (procesamiento) a Trump sobrevuela desde hace meses Washington ante las revelaciones de sus lazos con Rusia, pero parece un escenario improbable dado que los republicanos controlan el Congreso y por ahora no hay pruebas de irregularidad. Hay un hombre clave en ese debate: Robert Mueller. El fiscal especial que investiga la trama rusa es quien debe determinar si Trump pudo cometer un delito de obstrucción a la justicia al despedir a James Comey como director del FBI, que lideraba las pesquisas sobre los lazos del entorno del presidente con Moscú. Mueller también debe esclarecer si el republicano pudo coordinarse con la injerencia rusa en la campaña electoral, pero todavía está en la fase inicial de sus pesquisas.

La estrategia publicitaria de Flynt, fundador de Hustler y productor de películas pornográficas desde 1998, no es tan sorprendente. El editor, que respaldó a la demócrata Hillary Clinton en las elecciones de 2016, ya publicó en 2007 un anuncio en el Post en el que pedía información sobre gente que hubiera tenido un encuentro sexual inapropiado con algún congresista o miembro del Gobierno. En 1998 publicó un anuncio muy similar y se especula con que derivó en la renuncia del congresista republicano Bob Livingston, que aspiraba a alcanzar la cúpula del Congreso.

En el anuncio sobre Trump, Flynt analiza un reguero de presuntas irregularidades durante la elección y esgrime varios motivos por los que cree que el actual presidente es un peligro para EE UU. “Hay evidencias fuertes de que la última elección fue ilegítima en muchas maneras y, que tras nueve meses tumultuosos en el cargo, Trump ha demostrado ser peligrosamente inepto”, escribe. Recuerda que Trump no venció en el voto popular, sino en la traslación de votos según el peso demográfico de cada Estado, y alega que podría haberse beneficiado del rediseño de distritos electorales, leyes de supresión de voto y de la presunta injerencia rusa para ayudarle a ganar los comicios mediante la difusión de información comprometedora sobre Clinton.

La posibilidad de un impeachment a un presidente, vicepresidente y cualquier cargo público civil está consagrada en la Constitución estadounidense. Pero su interpretación es amplia: puede impulsarse ante lo que se consideren casos de “traición, soborno, altos delitos o faltas”. Y es necesario un consenso significativo: la Cámara de Representantes debe aprobar por mayoría la destitución y el Senado respaldarla con el apoyo de dos tercios del pleno.

Solo ha habido dos procesos de impeachment a un presidente estadounidense. Ambos eran demócratas y la votación no avanzó en el Senado: en 1868 a Andrew Johnson y en 1998 a Bill Clinton. En 1974, el Congreso iniciaba los preparativos para tratar de destituir al presidente Richard Nixon cuando el republicano presentó su dimisión por el escándalo del caso Watergate.

En su anuncio, Flynt sostiene que hay seis motivos legales que podrían llevar a la presentación de un impeachment contra Trump: coordinarse con “un poder extranjero hostil”, en alusión a Rusia, y obstruir a la justicia con el despido de Comey; alentar a un “conflicto” violento con su defensa de grupos racistas; conflictos de intereses por el imperio empresarial del presidente; decir “cientos” de mentiras; “nepotismo” y designación de personas no cualificadas para puestos oficiales; y “sabotear” el Acuerdo de París contra el cambio climático.

El anuncio concluye así: “Creo que es mi deber patriótico y la de todos los estadounidenses, echar a Trump antes de que sea demasiado tarde”.

Un personaje polémico
EFE (Washington)
El conocido como rey del porno es un personaje polémico, que jamás ha escondido sus ideales liberales, como muestra por ejemplo en su libro Sex, Lies and Politics: The Naked Truth (Sexo, Mentiras y Política: la verdad al desnudo), publicado en 2005 y en el que criticaba con dureza al Gobierno de George W. Bush (2001-2009) por "violar las libertades de EE UU".
Flynt, de 74 años, vive postrado en una silla de ruedas desde que fuera tiroteado en 1978 por un supremacista blanco que estaba en desacuerdo con sus publicaciones pornográficas. Su vida fue llevada al cine en 1996 por Milos Forman en la película The People vs. Larry Flynt (El escándalo de Larry Flynt), protagonizada por Woody Harrelson.

LO CURA LA LOCURA

Lo fácil que es engañar
Son millones los que han perdido el empleo, el negocio o aun la vida, los que han engrosado las filas de la pobreza. Ya no se habla de nada de esto.
Javier Marías
Domingo 15 de octubre de 2017

30 DE SEPTIEMBRE, víspera de la kermés independentista de Cataluña. Salgo a dar una vuelta por mi barrio madrileño, el de los Austrias, poco proclive a votar al PP (decir que vota más “izquierdas” sería grotesco en tiempos en que se tiene por tal a un partido como Podemos, tan parecido al peronismo benefactor y beneficiado de Franco). Algo había leído en columnas ajenas, pero ahora lo veo con mis ojos: a lo largo de mi breve paseo, distingo un centenar de banderas españolas en balcones, algo insólito en la capital a menos que la selección dispute una final de fútbol, lo cual puede ocurrir, como máximo, un día cada dos años. “Vaya”, me digo. “Gracias, Puigdemont y Junqueras, Forcadell y Anna Gabriel, Romeva y Turull y Mas, Rufián y Tardà”. (Ya dijo Juan Marsé, con su excelente oído, que estos dos últimos sonaban a dúo de caricatos.) “Estáis despertando un nacionalismo peligroso que llevaba décadas adormecido”. Me consuelo levemente al comprobar que las banderas colgadas son constitucionales o sin escudo, no veo ningún águila ni el insoportable toro silueteado.

Pero me revienta la proliferación de banderas, no importa cuáles. La veo una pésima señal. Hace años, a raíz de una exhibición de esteladas en el Camp Nou, y al preguntárseme al respecto en una radio, contesté que siempre que veía gran número de banderas me acordaba de Núremberg, fueran catalanas, españolas o estadounidenses. Un historiador experto en falsear la Historia me acusó de haber comparado a los independentistas con los nazis, ocultando arteramente que me había referido a cualquier bandera, y que había hecho mención expresa de la española. Bueno, quien acostumbra a falsear la Historia cómo no va a falsear lo demás.

Lo cierto es que los susodichos políticos catalanes llevan años haciéndole inmensos favores al PP. Y si hasta ahora no se los han hecho al extremismo totalitario (al español; al catalán de la CUP ya lo creo que sí), es porque está medio oculto y desarbolado, o bien integrado en el PP. No es sólo que reaviven un patriotismo felizmente aletargado, ojalá eso quede en anécdota. Es que gracias a ellos ya no existe ningún grave asunto más: ni corrupción, ni Gürtel, ni Púnica, ni Bárcenas, ni ley mordaza ni recortes laborales, sanitarios, educativos. Hace no mucho la Ministra de Trabajo se fue de rositas tras ensalzar la “gran recuperación” de la economía tras la crisis, y encima se vanaglorió, con el mayor cinismo, de que “nadie ha sido dejado atrás”. A Báñez le fallan las neuronas (es la única alternativa al cinismo), y además no se baja nunca de su coche oficial. Le bastaría pisar la Plaza Mayor de Madrid para ver que todos sus soportales están tomados por masas de mendigos que duermen y velan dentro de sus cartones, despidiendo un hedor que nada tiene que envidiar al de Calcuta en sus peores tiempos. Esa plaza, como otros puntos de la ciudad, son favelas, cada día más. Y si Gallardón y Botella no tomaron medida alguna, imagínense Carmena, a quien el escenario tal vez parezca de perlas y “aleccionador” para los turistas. Báñez se ha olvidado ya de los incontables negocios que debieron echar el cierre desde 2008, a los que de repente los bancos negaban hasta el crédito más modesto; de los infinitos parados súbitos del sector de la construcción y de las empresas afines: gente que llevaba una vida fabricando grifos, pomos o cañerías se quedó en la ruina y a menudo en la calle; tampoco va la Ministra a oficinas ni tiendas, en las que verá cómo se ha reducido el personal brutalmente y cómo quienes conservan el empleo se ven obligados a hacer jornadas interminables, a multiplicar su tarea por dos o tres, para paliar esa falta de compañeros de la que los dueños sacan ganancia. Haga interminable cola en un supermercado y pregúntese por qué hay una sola caja abierta, en vez de tres o seis; pregunte qué sueldo perciben esos trabajadores que mantienen su puesto, se enterará de que no están lejos de ser siervos; pregunte qué tipo de contratos se ofrecen, y verá el abuso del patrono institucionalizado, y protegido por su Gobierno y por ella. ¿A nadie se ha dejado atrás? Son millones los que han perdido el empleo, el negocio o aun la vida, los que han engrosado las filas de la pobreza. Ya no se habla de nada de esto.


Claro que dense un paseo por Cataluña y verán lo mismo, si no peor. Sus gobernantes autonómicos, hoy aclamados por los independentistas, han llevado a cabo las mismas políticas de austeridad y recortes que el PP, con antelación y con el resultado de millares de niños malnutridos. Así que con la kermés también se están haciendo un inmenso favor a sí mismos. Han conseguido que no se hable más del 3%, del saqueo de los Pujol, de la monstruosa corrupción. “Dadnos un país nuevo y puro”, le dicen a la gente. Y callan la segunda parte, la verdadera: “Así nadie nos podrá pedir cuentas de lo que hemos hecho, ni de lo que seguiremos haciendo con las manos libres y jueces nuestros”. Uno se estremece al comprobar lo fácil que resulta hoy engañar.

domingo, 15 de octubre de 2017

GUCCI TAMBIÉN, OTRO PASO MÁS

Gucci abandona las pieles en sus colecciones
El veto entrará en vigor a partir de la colección primavera-verano 2018 y la firma italiana subastará las prendas que le queden.
Madrid / Londres 13 OCT 2017 - 18:58 CEST

Alessandro Michele lleva revolucionando Gucci desde que asumió su dirección creativa en enero de 2015. No solo ha unificado en sus desfiles las colecciones de hombre y mujer, también se ha involucrado en un nuevo perfume de la firma o en la colección de decoración y ha revitalizado sus ventas, que aumentaron casi un 50% en el primer cuatrimestre de 2017 y un 39,3% en el segundo. El gigante del lujo italiano ha anunciado este miércoles un nuevo e inesperado movimiento: prohibirá las pieles en sus nuevas colecciones a partir del próximo año y se subastarán las prendas de piel que le queden.
Una decisión que contrasta con el uso de la piel que ha venido haciendo la firma, que llegó a convertir en un éxito sus mocasines con talones descubiertos y pelo en el interior a finales de 2015 y tiene entre sus prendas mini abrigos de piel por unos 28.000 euros. La prohibición del uso de pieles en sus prendas entrará en vigor a partir de la colección primavera-verano 2018, según declaró hoy el presidente de Gucci, Marco Bizzarri, en el London College of Fashion de la capital británica. Este aseguró que la decisión se ha tomado junto al diseñador italiano. “Cuando escogimos a un nuevo director creativo queríamos a alguien que compartiera la creencia de la importancia en los valores”, ha añadido Bizarri sobre la unión de la firma a la organización Fur-Free Alliance, lo que implica que no va a utilizar piel de visón, coyote, zorro, conejo o mapache.
Esta evolución “demuestra nuestro compromiso absoluto en hacer del desarrollo sostenible un elemento inseparable de nuestra actividad”, agregó Bizzarri, quien además aseguró que los ingresos conseguidos con las subastas de las últimas prendas de piel de Gucci serán entregados a las organizaciones de defensa de los derechos de los animales Human Society International (HSI) y LAV (Italia).
“Lo hemos estado hablando con Alessandro [Michele] en los últimos meses. La tecnología que ahora tenemos presenta infinitas oportunidades en cuanto a tejidos y sería un error para nosotros no ponernos al frente de ello. Necesitamos invertir en estas start up porque pueden revolucionar el sector en términos de sostenibilidad, consiguiendo la misma calidad de piel”, ha añadido Bizzarri, unas declaraciones recogidas en la web especializada WWD. Este gesto de Gucci, parte del conglomerado del lujo de la moda Kering, “cambia el panorama" y "tendrá un efecto contagio enorme en el mundo de la moda”, reaccionó la presidenta de HSI, Kitty Block, en un comunicado. “Ser socialmente responsable es uno de los valores centrales de Gucci, y seguiremos esforzándonos por mejorar el medioambiente y la fauna. Con la ayuda de HSUS y LAV estamos excitados en dar este paso y esperamos que ayude a inspirar la innovación y aumentar la conciencia, cambiando la industria del lujo para mejor”, ha dicho el presidente de la firma sobre la decisión.
Otra famosa marca del lujo italiana, Armani, ya anunció en 2016 que no incluiría más pieles en sus colecciones. Lo mismo hizo Hugo Boss y Stella McCartney. La firma de la diseñadora británica, también parte del grupo Kering, está hoy centrada en la moda sostenible, y no utiliza para sus diseños ni pieles de animales ni cuero ni seda, como tampoco lana de la Patagonia según decidió en 2015 tras ver un vídeo de la organización animalista PETA en el que se mostraban las condiciones en las que vivían los animales en la granja que le proporcionaba material a su marca.
Desde hace muchas semanas de la moda, es fuerte la presión que ejercen los ecologistas que protestan por el uso de la piel y el maltrato animal en la industria de la moda a las puertas de los desfiles, lo que también ha hecho que sean varias las marcas que se han vuelto más sensibles y han cambiado sus políticas sobre de dónde provienen las pieles.

F♦LL♦W


https://www.facebook.com/architecturaldigest/videos/10155575521781043/

HUMOR DE TEMPORADA COMO EL BACALAO


sábado, 14 de octubre de 2017

2049

¡Por fin! Logramos ver Blade Runner 2049 anoche, con aire acondicionado en la sala, sin contratiempos. Noche de viernes y sólo 5 personas en la Sala 2, un verdadero misterio... ¿Habría empezado el mundial de fútbol y yo sin enterarme?
Me gustó, sí. Muy bien hecha, conserva el sabor de la original, la oscuridad, el pesimismo recalcitrante. Intenta responder a las incógnitas de la primera y lo consigue sin recurrir a las vueltas y a los giros absurdos del guión a los que nos tienen acostumbrado muchas segundas partes. Harrison Ford muy digno, Ana de Armas sorprende y Ryan Gosling magnífico.  

viernes, 13 de octubre de 2017

PARA MAYARÍ

Compay Segundo, *Chan Chan.

THEY'RE BACK!

Me escribe Katleen desde Dublín: "They're back!".

BLADE & BARRY

Cena anterior a ver la nueva Blade Runner -antes de anoche habíamos visto la original, la de toda la vida, además la versión del director, sin voz en OFF y con algunas aportaciones. Pues lo dicho, cena y cine, todo controlado, tiempo suficiente para llegar a la sesión de las 22:40h. Pero, craso error, nos equivocamos de horario, ¡no había pase de Blade Runner a esa hora, ya había empezado. Aún así, la que vendía las entradas debió pensar "ya que están aquí...", y sin decir nada nos vende entradas para ver Barry Seal, la última de Tom Cruise, narcotraficante, agente de la CIA, contrabandista, etc. Pues bien, la película se deja ver, a pesar de mi animadversión al susodicho protagonista. Es amena, muy animada y uno aprovecha para recordar todas la mierda y las cloacas norteamericanas de la época de Noriega, Reaga, Pablo Escobar, el Irangate, los contras y todo aquello que forma ya parte de la negra historia del mundo.
Y mientras Blade Runner sigue esperando a que la veamos.

jueves, 12 de octubre de 2017

MENOS ES MÁS


JUEGOS

La monarquía británica tiene annus horribilis y yo, que no voy a ser menos, mi septimana horribilis, que no es una sino trina. Estrés en el trabajo, más que nunca, pocas horas para tanta cosa, "compañeros y compañeras", bajas verdaderas y falsas como en botica, condescendencia, autocomplacencia, prisas siempre malas compañeras de viaje, ineptos... 
No estamos en la Edad Media, no, horrorosa época aquella. Terrible. Veía ayer un capítulo de Juego de Tronos para encontrarme con un pobre hombre al que le habían quemado su casucha y yacía con una herida de espada a punto de morir. La imagen me hizo pensar, un hombre muriendo en una época que, o eras noble o no tenías nada, NADA. Vivías con lo puesto, algo de cuero, alguna piel si eras afortunado, una espada o un puñal y a sobrevivir, literalmente. ¿Qué sería de nosotros hoy si viviésemos desprendidos de toda posesión? Sin electricidad, agua, saneamiento, casa, coche, libros, y toda cosa material que podamos imaginar. A veces me imagino una vida sin estrés, sin preocupaciones salvo la de la hora siguiente, en el campo, y soy feliz por unos minutos. 
¿Nos merecen los demás?
¿Nos merecemos esta vida?

domingo, 8 de octubre de 2017

KF


HISTORIA MODERNA DE TERROR

PAULA QUINTANA

Disfruté anoche de un estupendo espectáculo de danza contemporánea multidisciplinar en el auditorio santacrucero. Una hora de movimientos, sonidos, imágenes; pura poesía.



POLO NORTE

Plutón.

CUALQUIER TIEMPO PASADO FUE

Pues eso, pasado. Algunos acontecimientos felices, otros no tanto, pero ¿siempre mejor? Yo diría que no, aunque ¿quién no quisiera volver a tener dieciocho años?
Si para Machado su infancia eran recuerdos de un patio de Sevilla, para mi son los veranos en La Esperanza, las tartas de nata, la piscina del Taburiente o pasando el día en La Mina. Recuerdo los perros en casa de mis abuelos ¿King y Alón?, las papas en el sótano, las papayas, los limones, el olor a césped recién cortado; mi huida del colegio el primer día, ¡llegan los Carnavales!, la emoción de la noche de Reyes, mis primeros libros de Los Cinco y mi colección de Agatha Christie, la primera vez que volé -a Lanzarote-, mis amigos (que lo siguen siendo), la caja de música en casa de mis tíos Juan y Lola y la sopa de los miércoles en su casa, la parienta de mis abuelos a la que yo llamaba "la marquesa" porque se sentaba en mi sitio de toda la vida, mi abuelo de excursión, el dinero del domingo que nos regalaba mi abuela... Ya, algo mayor, perdimos la edad de la inocencia y nunca la volvimos a recuperar.

sábado, 7 de octubre de 2017

MARAVILLOSA KLEIN HOUSE

Architect: Peter Womersley

Klein House
Selkirk, Scottish Borders


£795,000
Mi amiga Gloria, siempre tan encantadora, me escribe este bonito e-mail: Hola querido, esta maravilla de casa me recuerda a ti y te la envío... qué maravilla. Si fuera rica, la compraba. No hará falta que diga lo maravillosa que es, efectivamente, la casa. Disfrútenla.













In 1957 the celebrated architect Peter Womersley designed one of the finest houses to have been built in Britain during the Mid Century period. It was commissioned by the renowned textile designer Bernat Klein and situated on a beautiful plot of approx. 3 ¼ acres acres, 35 miles south of Edinburgh, with far-reaching views of the Borders countryside. Today the four bedroom house with a studio wing, which now has a rare Category A listing from Historic Environment Scotland, is still in largely original condition and being put on the market by the Klein family for the first time.


The design of the single storey house is essentially a rectangle subdivided into eight foot modules, with the form having been played with by Womersley to create courtyards and a carport seemingly within the structure of the building (it has been described by the architectural historian Alan Powers as “a clear rectangle outlined in white painted timber… sitting lightly on a sea of green grass”). The creativity of the design has been enhanced by the inventive use of a broad mixture of materials – including travertine floor tiles and exotic hardwoods such as idigbo and obeche – and also colourful internal and external tiling added by Klein.
The house is entered via the car port, with the front door opening onto an entrance hall that leads into the main living area. This is one of the most spectacular spaces seen in any residence of the period. Although not vast in size, it is exquisite in design, featuring travertine floor tiles, polished obeche wood ceiling, bespoke fitted furniture and a sunken central seating area. Walls have been panelled with hardwoods including idigbo, rosewood and walnut and to one side there is floor to ceiling glazing which allows the light to flood in. Dividing the living area from the dining area is a ‘wall’ of plants.
The living area incorporates a study area and library, which leads through to the master bedroom with a dressing area and en suite bathroom.
The dining area leads through to the kitchen, which still features the original units. Opposite the kitchen is a shower room, utility room and small bedroom. Beyond this is a larger family room (which was once divided into two bedrooms) and a further bedroom which also benefits from an en suite bathroom.
The studio wing at the far end of the house was added in 1982 and although not designed by Womersley, it was added with his approval, not least because adaptability was part of the original design brief. This is a large, open room with floor to ceiling glazing on both sides and wonderful rural views which could be used as a studio, as was originally intended, or further accommodation.
The house sits centrally on a beautiful rural plot of approx. 3 ¼ acres in size (subject to measurement). It is a gently sloping clearing partly surrounded by woodland and bordering on open fields (from which it is separated by a dry stone wall) with far reaching views over the Ettrick Valley towards the triple peaks of the Eildon Hills. The site is largely lawn, with small areas of woodland.
Peter Womersely (1923 – 93) was a celebrated British architect who produced some of the very best buildings of the Mid Century period, notably a number of private houses including the wonderful Farnley Hey. Womersley was recently described by the prominent architecture critic Rowan Moore as “quite simply, one of the best British architects of the 20th century, and until recently one of the most overlooked”. He adds in an article published in The Observer that “his buildings are adventurous but poised; lucid, brave in conception and considered in their detail.”
Bernat Klein (1922 – 2014) was an influential textile designer whose fabrics, used by the likes of Christian Dior, Balenciaga and Yves Saint Laurent, did much to define high fashion in the 1960s.
This part of the Borders is renowned for its unspoilt beauty and salmon fishing in the River Tweed. Nearby towns include Selkirk, Galashiels and the popular and pretty town of Melrose. Melrose has excellent schooling, dining and shopping opportunities and a thriving cultural scene including the annual Borders Book Festival. There is an excellent café, delicatessen and bookshop, The Main Street Trading Company, in nearby St. Boswells.
The recently opened Borders Railway, which runs from Galashiels, runs services to central Edinburgh in approximately 50 minutes.
Please note that all areas, measurements and distances given in these particulars are approximate and rounded. The text, photographs and floor plans are for general guidance only. The Modern House has not tested any services, appliances or specific fittings — prospective purchasers are advised to inspect the property themselves. All fixtures, fittings and furniture not specifically itemised within these particulars are deemed removable by the vendor.
The house has a Category A listing which is the highest grade of listing given by Historic Environment Scotland, a recognition of its exceptional architecture that is incredibly rare (not least for a post war building).
Below is an abbreviated version of Historic Environment Scotland’s listing description:
This is a fine early example of the work of the internationally renowned Borders based architect Peter Womersley (1923-1993), a signature work embodying his characteristic geometric modular design and surviving in its original condition to both the exterior and interior.
The house was commissioned in 1956 by Bernat Klein, a well respected textiles designer and prominent member of the Borders art scene who incorporated his own textiles into the original design. Mr Klein had seen Womersley’s earlier work, the Grade II listed Farnley Hey (1954) in Huddersfield, Britain’s best known example of the American contemporary style.
Womersley specialised in creating an expansive feel within a house… by using minimal circulation spaces, choosing to treat the house as one entity. He defined spaces with changing floor levels, using flush cupboard blocks as walls with ‘secret’ doors leading to separate areas. He was inspired by the Californian ‘case study homes’ which employed open planned spaces surrounded by shady gardens.
The house was designed to be used as a commercial office space for meetings as well as a home; the grid plan allowing for possible further expansion as part of the design brief. The open plan playroom area designed with sleeping alcoves for the children was intended to be divided into separate bedrooms at a later stage.
This is a geometric modular building that sits successfully in its natural landscape due to its simple flat roofed design and the clever use of the open yet enclosed courtyard spaces which links the house to its environment.
[The house has a] 14 by 5-bay rectangular-plan Modernist modular flat-roofed house incorporating courtyard space and open car port set on gently sloping site in cleared woodland. Makore timber-framed construction on 8ft grid pattern over concrete raft; white horizontal base course band; higher level band forming clerestory and continuous white facia board at eaves with aluminium trim. Asymmetrical coloured vitroslab panels, clear plate plyglass glazing, and vertically boarded Makore denote living, bathroom and sleeping areas. Entrance screen with five horizontal panels formerly coloured, with later surface tile mosaic added by Bernat Klein. Later addition of studio with contemporary detailing partially infilling former open courtyard and pond to East corner (1982).
Plain timber doors; single glazed metal-framed sliding patio doors; double-glazed, timber-framed fixed lights incorporating horizontal coloured glass panels in yellow and green at intervals; plain varnished timber vertically boarded sections. Internal concealed rainwater drainage to soakaways.
Fine Modernist open plan interior with original design scheme in place including bespoke fitted furniture and storage sections, travertine and tiled flooring, polished obeche wood ceiling, light fittings and contemporary furniture. All textiles were specially designed, dyed and woven by Bernat Klein. Open plan main living space with sunken central floor area, floor to ceiling glazing, central hearth, and fitted timber cabinets with integral lighting. Panelled African hardwood walls including indigbo, rosewood and walnut, with flush hidden doors leading to bedroom suites. Main bedroom suite has flush cupboards on three walls with characteristic ‘bedhead’ wall of horizontal strip walnut. Original cobalt blue tiles to kitchen floor and simple timber units

BELLEZA E HISTORIA

Noticias como ésta me hacen ser optimista en que un día -ojalá lo veamos- las corridas de toros también se prohibirán en España (ya hace 13 años que se prohibió en el Reino Unido).
Prohibida definitivamente la caza del zorro con perros en Inglaterra y Gales a partir de febrero de 2005
ILEGAL EN ESCOCIA DESDE 2002. 
EUROPA PRESS. 19 de noviembre de 2004.


La ley que prohíbe la caza del zorro con perros en Inglaterra y Galesentrará en vigor en febrero de 2005, después de que fuese adoptada definitivamente por la Cámara de los Comunes, y cuente, además, con el "consentimiento real".
La Cámara de los Comunes logró, gracias a los poderes especiales que le confiere la 'Parliament Act' (Ley del Parlamento), que esta tradición centenaria, ilegalizada en Escocia desde el 2002, se convierta en una práctica ilegal.
La 'Parliament Act', adoptada en 1911, permite a los diputados imponer su opinión a la Cámara de los Lores si ésta bloquea sistemáticamente una iniciativa.
No obstante, la aprobación de la ley tuvo lugar después de que la Cámara de los Lores rechazara un enmienda de última hora de la Cámara de los Comunes al proyecto de ley, que habría retrasado su entrada en vigor hasta 2006.
De esta manera, prevalecerá la decisión de la Cámara de los Comunes, que es democráticamente elegida, a diferencia de los Lores, que no cuentan con esa legitimación popular. ese mecanismo, que se activa por cuarta vez desde 1949, puso fin a un "tira y afloja" entre pares y diputados que ha durado varios años. 
Por su parte, la Reina Isabel II dio su "consentimiento real" a la polémica ley a última hora del jueves en la Cámara de los Lores. La aprobación fue recibida con vítores por los detractores de la caza y abucheos por parte de los partidarios de esa actividad.
Los ministros querían retrasar 18 meses su entrada en vigor para dar tiempo a encontrar un nuevo trabajo a las personas que se ganan la vida con la caza, señala Sky News. En versión de los analistas políticos, su retraso respondería a una estrategia para evitar que la prohibición entrase en vigor meses antes de las elecciones generales, en el mes de mayo.
Defensores de una tradición centenaria
El Gobierno laborista de Tony Blair prometió prohibir esta técnica de caza a su llegada al poder en 1997, pero la fuerte oposición de los Lores y de los defensores de la caza ha venido retrasando la tramitación del proyecto de ley.
La entrada en vigor de esta ley, en febrero próximo, podría ser una complicación para Blair, ya que está previsto que se convoquen elecciones generales la primavera o el verano próximos y la prohibición puede costarle votos en el campo.
El primer ministro dijo hoy que ha intentado durante los últimos dos años "lograr un compromiso y una manera de avanzar" para solucionar un controvertido asunto en el que las partes defienden sus posturas "con pasión".
El jefe del Gobierno admitió que la abolición de la caza puede acarrear "una serie de acciones judiciales" en contra, algo que ya ha prometido el grupo de presión "Alianza del Campo", rotundo defensor del tradicional deporte.
La protesta más sonada ocurrió el pasado 15 de septiembre, cuando cinco activistas partidarios de la caza del zorro irrumpieron en la Cámara de los Comunes mientras se debatía el proyecto de ley para prohibir esa actividad.
La última protesta tuvo lugar la tarde del jueves, cuando unos mil manifestantes se congregaron ante el castillo de Windsor (en las afueras de Londres), donde Isabel II ofrece esta noche un banquete de honor al presidente francés, Jacques Chirac.

lunes, 2 de octubre de 2017

NATIONALISME, C'EST LA GUERRE

El último gran discurso de Mitterrand
http://www.elmundo.es/blogs/elmundo/1714-diario-del-ano-de-la-peste/2014/01/20/el-nacionalismo-es-la-guerra.html

17 de Enero de 1995

«Resulta que los azares de la vida quisieron que yo naciera durante la Primera Guerra Mundial y que hiciera la segunda. Así que me pasé mi infancia con familias desgarradas que lloraban sus muertos y guardaban un rencor y a veces odio contra el enemigo de ayer. ¡El enemigo tradicional! Aunque éste, señoras y señores, ¡lo hemos cambiado siglo tras siglo! Las tradiciones siempre han cambiado. Ahora tengo la ocasión de decirles que Francia ha luchado contra todos los países europeos, a excepción de Dinamarca, y uno se pregunta ¡por qué! Pero mi generación completa su curso, estos son sus últimos actos, este es uno de mis últimos actos públicos. Por eso es absolutamente necesario transmitirlo. Ustedes mismos han conservado la enseñanza de sus padres, que han padecido el sufrimiento de su país, que han conocido la pena, el dolor de la separación, la presencia de la muerte, todo ello simplemente por la enemistad de los hombres de Europa entre sí. Se debe transmitir no el odio, sino más bien la posibilidad de la reconciliación que debemos, cabe decirlo, a los que desde 1944-1945, desangrándose entre sí, desgarraban sus vidas personales demasiado a menudo. Uno tiene la audacia de imaginar lo que podría ser un porvenir más brillante fundado en la reconciliación y la paz. Esto es lo que nosotros hemos hecho.
No he adquirido mi propia convicción por casualidad. No he ganado en los campos alemanes donde era un prisionero, o en un país que fue ocupado tantas veces. Pero tengo recuerdos de una familia donde todavía se practicaban las virtudes de la humanidad y benevolencia, practicadas también por los alemanes, de quienes hablamos con animosidad.
Me he dado cuenta de que yo era un preso durante la huída. Conocí a los alemanes y luego me pasé algún tiempo en Baden-Württemberg, en la cárcel, y las personas que estaban allí, los alemanes con los que hablé, me di cuenta de que amaban Francia más de lo que nosotros amábamos Alemania. Digo esto sin querer abrumar a mi país, que no es más nacionalista que cualquier otro, sino para entender que todo el mundo ha visto el mundo desde donde estaba, y estos puntos de vista han sido generalmente distorsionados. Deben superar sus prejuicios.
Lo que pido aquí es casi imposible, porque se debe superar nuestra historia y, sin embargo, si no se supera uno debe saber que una norma prevalecerá, señoras y señores: ¡el nacionalismo es la guerra! La guerra no es solo el pasado, puede ser también nuestro futuro, ¡y son ustedes, señoras y señores, que ahora son los guardianes de nuestra paz, de nuestra seguridad y de su porvenir!»

UNA REFLEXIÓN Y 3 INTERESANTES ARTÍCULOS

El "referéndum" en Cataluña de ayer fue un esperpento; viendo hoy los resultados, estos me han recordado a los países africanos donde las elecciones arrobaban normalmente una mayoría del 90% o más cuando se trataba de reelegir al sátrapa de turno. De pena, vergonzoso. Y encima se permiten el lujo de decir que el pueblo ha hablado, y esas majaderías tan tópicas, para anunciar que proclamarán la independencia, con un par.
Lo de la violencia es una pena, pero ¿alguien duda ya de las provocaciones? No seamos hipócritas, en otras circunstancias ya hubiera estado toda esta gente en la cárcel. ¿Por qué de tanta condescendencia con estos políticos que se atreven a repetir una y otra vez que no hay democracia, que están subyugados, que Franco ha vuelto y chorradas de esa índole? ¿Acaso creen que con el régimen anterior podrían haber abierto la boca para decir esa sarta de sandeces?
Ya lo dije en otro post anterior, aunque sé que es clamar al viento, ¿por qué no dimite hasta el apuntador? Está claro que ni allí ni aquí han sabido estar a la altura de las circunstancias. ¿Cómo es eso de que no se tratará el asunto catalán hasta el día 10 de octubre (según titular de El País), ¿pero hay algo más importante?
¿Por qué la UE no es clara y dice que si Cataluña se independiza no volverá a la Unión hasta dentro de muchísimos años? 
¿Va a permitir Europa que se abra la caja de Pandora teniendo a los separatistas franceces, belgas, italianos, vascos, etc.?
¿Y si el Valle de Arán quiere seguir siendo español, permitiría la República Catalana que se independizara de ella?
¿Y si, una vez obtenida la independencia, Lleida quiere ser española, por ejemplo? ¿Lo permitiría la nueva República?
Fácil no es, por supuesto, pero por otro lado tenemos ejemplos civilizados de referéndum, los cuales, por cierto, han sido favorables a los que no querían la independencia, véanse los casos de Quebec y de Escocia. Si hay que cambiar la Constitución pues hagámoslo, pero respetemos las reglas del juego si no queremos caer en la anarquía más absoluta. Saltarse la ley no es gratis para el españolito medio, ¿por qué lo iba a ser con ellos? Imponer la voluntad de unos cobre otros, sin ley que lo respalde, es puro fascismo, nada se aleja más de la democracia.
Repetir una mentira indefinidamente no la convierte en verdad, por mucho que se empeñen algunos políticos; el adoctrinamiento es nefasto. Tantos años para quitarnos el yugo de la Iglesia como para tener ahora a unos políticos que intentan lavarnos el cerebro. ¡Por favor! es hora de plantearse seriamente a quien votar en las próximas elecciones.

Lean, si tienen un momento, estos tres interesantes artículos, uno nada menos que del estupendo escritor Eduardo Mendoza.

Yo estuve allí y esto es lo que viví
La autora, magistrada, relata su experiencia en la jornada del referéndum ilegal, ante un colegio habilitado para la votación.
Olga Bautista Camarero *
2 octubre, 2017 04:21
https://www.elespanol.com/opinion/tribunas/20171001/251094890_12.html

1 de octubre en cualquier lugar de Cataluña. No quería que me lo contasen, ni unos ni otros, por eso a las 8 de la mañana estaba en la esquina del colegio electoral de mi barrio. Había unas 200 personas, y poco a poco iba llegando más gente de todas las edades, sólo uno se arropa en la estelada, pero alguien le indica que se la quite y lo hace. Hay gente también en el patio del colegio, la puerta está cerrada, pero se encaraman en la verja. Son jóvenes; algunos, niños.
Una pareja de mossos d'Esquadra está en la esquina opuesta a la mía. No hacen nada, miran al infinito. Una joven se acerca a darle dos claveles blancos, que no rechazan, pero acto seguido los dejan en un banco cercano. Una madre con sus dos hijos pequeños, de entre 5 y 7 años, se acerca a la puerta del colegio. Los niños sacan unos instrumentos de música y se ponen a tocar Els Segadors. La gente se calla, escucha, uno de los mossos comenta que le parece emocionante; yo no doy crédito a tal comentario.
Por medio de megáfonos organizan el comienzo de la votación. Piden a los niños y a la gente mayor que se coloque en la puerta, que se forme un pasillo que proteja a los que van a votar. Hay hasta un octogenario con una silla que se ha traído de casa. Se forma una fila considerable de gente dispuesta a votar. Se comenta que se puede hacer sin sobre, en cualquier colegio y con cualquier papeleta que se hayan traído de casa. Todos consultan las redes sociales para tener información.
Me encuentro mucha gente conocida, me miran con perplejidad, les comento que he venido a verlo porque no quiero que me lo cuenten. Parece que les sorprende gratamente, me comentan la emoción que han sentido cuando, de madrugada, han llegado las urnas. Yo callo.
Sólo quedan dos minutos para que se abra el colegio, reconozco que no entiendo la pasividad de los mossos y que empiezo a indignarme. De pronto alguien avisa de que viene la policía.
Unos cinco furgones de la Nacional avanzan por la calle. Se deshace la fila y se forma una piña en la puerta del colegio. La gente sale a los balcones, la policía se despliega en silencio, comienzan los gritos de “asesinos”, “hijos de puta” y ”votaremos”. Se intentan acercar a la puerta del colegio, les increpan, les tiran agua. Aguantan impertérritos.
La gente forma una cadena abrazándose unos a otros para que no entren en el colegio. Los agentes disparan al aire, los niños se asustan y lloran y entonces la gente les insulta porque no tienen vergüenza, “¿no veis que hay niños?”. Y yo me pregunto, ¿qué hacen aquí estos niños? ¿No han sido sus propios padres quienes les han colocado en la puerta del colegio sin pensar en su integridad? Nuevamente siento vergüenza.
Vienen más furgones, salen rápidamente los policías y se avivan los insultos, las consignas, los gritos. Algunos empiezan a correr, no sé muy bien por qué. Aumenta la tensión. Y entonces, por primera vez en mi vida, me identifico con el carnet profesional ante el inspector al mando interesándome por si puede haber problemas. Me indica que tienen orden de no cargar, pero me ofrece un asiento en un vehículo si la cosa se pone fea. Se lo agradezco, pero estoy como espectadora y no tengo intención de molestarles en su trabajo. Me mantengo fuera del cordón policial.
La policía se mueve rápido. Algunos agentes forman un cordón protegiendo los vehículos e impidiendo el paso de la gente mientras el resto entra en el colegio a retirar las urnas y las papeletas. Y sí, hay un herido. La gente grita con fuerza que son "asesinos", y vuelven los insultos. Comentan que es "violencia" ante un "acto democrático".
De entre el tumulto sale mi madre, catalana y firme defensora del hecho diferencial, pero no independentista. Indignada me comenta que bastante había aguantado ya el policía al energúmeno que le escupía, insultaba y empujaba, y textualmente dice: “Antes le hubiera dado yo”.
Los agentes no miran a la cara de los que, sin ningún pudor, se les colocan delante para insultarles, reclamándoles respeto a la "democracia", recriminándoles su "opresión", señalándoles como "invasores". Son muchos, jóvenes, mayores, hombres y mujeres que sin reparo se colocan a escasos centímetros de los policías para increparles con todo lo que se les pasa por la cabeza.
Delante de mí un hombre descarga su ira verbal frente a un agente que desvía la mirada y ni se inmuta externamente; supongo que por dentro debe llevar la procesión. Cuando el individuo se cansa y se marcha, el policía me mira y no puedo reprimirme, vuelvo a sacar el carnet profesional, se lo exhibo al tiempo que le digo lo orgullosa que estoy de ellos. Sorprendido me sonríe y me da las gracias.
Incautadas las urnas se despeja la zona. Aquí no se votará. La policía se desplaza a otro punto conflictivo, y yo, después de dos horas de formar parte de la triste actualidad que nos ha tocado vivir en Cataluña, también me voy.
Siento indignación por lo que he tenido que escuchar, estupor por la ira que gran parte de la gente rezumaba, cierto temor por lo que pueda pasar mañana -y quien dice mañana dice de ahora en adelante-. Estoy convencida de que mi versión no será la que cuente la gente, porque no ofrece el victimismo buscado, pero yo estuve ahí, y esto es lo que viví.

* Olga Bautista Camarero es magistrada y miembro de la Asociación de Jueces Francisco de Vitoria.

10 afirmaciones que sustentan el soberanismo catalán y no son verdad
Mitos y falsedades del independentismo.
Barcelona / Madrid 24 SEP 2017 - 12:03 CEST
https://politica.elpais.com/politica/2017/09/24/actualidad/1506244170_596874.html

El independentismo catalán se sustenta en unas afirmaciones rotundas y repetidas a menudo. Van desde las creencias históricas (en 1714 hubo una guerra de secesión que acabó con Cataluña sojuzgada) hasta las económicas (España nos roba, fuera de España seríamos más ricos). Todas ellas son falsas. El PAÍS recoge y analiza hasta 10 de estos mitos y falsedades que no se sostienen con un estudio pormenorizado. No es cierto, por ejemplo, y así está reflejado en los tratados europeos, que una Cataluña independiente ingresaría automáticamente en la Unión Europea. Al contrario: debería recorrer un periplo institucional e internacional complejo y azaroso, con la ONU de por medio como etapa. Tampoco es cierto que el Estado de las Autonomías haya fracasado, que votar siempre sea democrático (las dictaduras también organizaron referendos) o que la consulta convocada para el 1 de octubre sea legal (es ilegal por su contenido, por su tramitación en el Parlamento catalán y conculca además disposiciones de la Comisión de Venecia del Consejo de Europa). Asímismo, no es cierto que Cataluña pueda separarse legalmente de España apelando al derecho de autodeterminación, ya que ese derecho se reserva a “pueblos sometidos a dominación colonial”. Tampoco es verdad que la Constitución votada en 1978 sea “hostil a los catalanes”.

1. LA GUERRA DE 1714 FUE DE “SECESIÓN”
El relato independentista sostiene, basándose en la vieja historiografía romántica, que la guerra de sucesión española de principios del siglo XVIII fue una guerra de secesión, de independencia de Cataluña respecto de España. Un pueblo independiente y democrático, dice, “fue conquistado y sus libertades abolidas”. Al contrario que el pueblo estadounidense, que en 1773 se liberó del yugo colonial británico, Cataluña fue sometida, afirma (Give Catalonia its freedom to vote, The Independent, 10/10/2014).
No fue así. Al morir Carlos II El Hechizado (1700) sin descendencia directa, se desató una batalla europea por hacerse con la Corona de España. Los dos grandes candidatos eran Felipe V de Borbón (nieto de Luis XIV de Francia) y el archiduque Carlos de Austria. Los Borbones pretendían la hegemonía continental, aliando a España con Francia. Los austracistas contaban con el apoyo de Inglaterra —siempre aterrada ante un excesivo poder de una sola nación en el continente—, secundada por los Países Bajos.
Lo que pronto sería una cruenta guerra de monarquías también lo fue de proyectos: el librecambismo anglo-holandés frente al proteccionismo fisiócrata francés; la burguesía mercantil frente a la alianza de las aristocracias agrícola y cortesana; el vago proto-confederalismo de Viena frente a la centralización absolutista heredera del rey Sol; las periferias versus el centro de Europa.
Estas líneas divisorias acabaron encontrando partidarios, fieles y servidores en distintos lugares de la Península. Aunque fueron alianzas efímeras y variables, el reino de Castilla sintonizó más con el envite francés; el Principado de Cataluña, más mercantil, con las incitaciones austracistas.
Pero, al inicio, los catalanes acogieron al Borbón con entusiasmo, como ha historiado el gran especialista del momento, Joaquim Albareda (La guerra de sucessió i l’Onze de setembre, Empúries; y Política, economia i guerra, Barcelona 1700, Colecció La Ciutat del Born).
En efecto, ante las Cortes catalanas, reunidas en 1701 por vez primera desde 1599, ¡hacía un siglo! (lo que indica que el sistema funcionaba a poco gas), Felipe juró las Constituciones supervivientes de la Edad Media. Y otorgó un puerto franco a Barcelona, licencia para dos barcos anuales a América y otras libertades comerciales.
Pero, empujados por el síndrome antifrancés desde la reciente y frustrante anexión a Francia (entre 1640, cuando el incompetente canónigo/president Pau Claris entregó el Principado a Luis XIII, y 1652, cuando, desengañados de París, los catalanes volvieron a la Corona hispánica); por la invasión de manufacturas galas y por algunas medidas despóticas del virrey, cambiaron de bando y se entregaron al archiduque, que les abandonó para ir a Viena y coronarse emperador.
Se había desatado una guerra internacional doblada de guerra civil: francófilos contra austracistas. Y una guerra civil dentro de la guerra civil: las clases industriales e ilustradas, con los Borbones desde Mataró; los componentes más humildes de los gremios, formando la Coronela, una milicia austracista derrotada y pasada a fuego, en Barcelona.
No fue pues una guerra de una nación contra otra, ni de independencia, ni de secesión, ni patriótica, sino que las leyes y Constituciones catalanas antiguas se usaron por ambos bandos como reclamo, lema, anzuelo o coartada cambiante. Trajo desastres, pero no destruyó el Principado. El final de la guerra catapultó a Cataluña a la revolución económica: primero agrícola-mercantil y luego proto-industrial, como asegura el maestro Pierre Vilar en Catalunya en l’Espanya moderna (Ediciones 62).

2. LA CONSTITUCION DE 1978 ES HOSTIL A LOS CATALANES
Los independentistas sostienen que hay que superar la Constitución de 1978 porque es “hostil a los catalanes”. Y pretenden derogarla basándose en los 1,9 millones de votos a partidos independentistas (Junts pel Sí y la CUP) en las elecciones autonómicas (planteadas como plebiscitarias) de 2015: un 47,7% de los votantes. Pero la Constitución fue apoyada por 2,7 millones de catalanes, el 91,09% de los votantes en el referéndum constitucional del 6 de diciembre de 1978 (¡cerca del doble de los secesionistas de 2015!), dos puntos por encima de la media; la rechazaron un 4,26%, frente al 7,89% de la media, con una participación del 67,91%. Fue, junto a Andalucía, la comunidad que más respaldo dio a la Constitución.
Resulta pues obvio que la superación del marco constitucional actual requeriría, al menos, una mayoría concurrente equivalente a la de entonces.
Lo cierto es que la Constitución de 1978 no es la de un “Estado hostil” a los catalanes. Su organización autonómica no es una pantalla pasada, contra lo que pretende el secesionismo, sino una Constitución típica de un Estado profundamente descentralizado.
Al contrario que Francia o Italia, muy centralizados, España diseñó su Constitución tomando como modelo a la República Federal de Alemania, por tanto, en clave federal. Así, el artículo 2 “reconoce y garantiza el derecho a la autonomía de las nacionalidades y regiones que la integran y la solidaridad entre todas ellas”.
A la Constitución se la conoce como la de los catalanes, por la influencia directa de los constituyentes Miquel Roca Junyent y Jordi Solé Tura, y la indirecta a través de los equipos de trabajo de otros de sus colegas (centristas y socialistas). Y porque su concepción y organización autonómica (Título VIII, concepto de “nacionalidades”) es tributaria tanto del empuje autonomista de la Cataluña del momento como del registrado en los años 30, plasmado en la Constitución republicana de 1931 y en el Estatut de 1932, que en buena medida inspiraron los textos de 1978 y 1979.
El que ahora algunos denominan despreciativamente “régimen de 1978” fundado sobre esa Constitución posibilitó una inédita (e históricamente excepcional) participación de los catalanes en la orientación de la política española, con su activa presencia en el Congreso y el Senado e innumerables organismos públicos.
Lo hicieron sobre todo a través de sus partidos mayoritarios: los socialistas del PSC protagonizaron desde 1982 un notable desembarco en los Gobiernos de Felipe González; los nacionalistas (de CiU), entonces moderados, completaron casi todas las mayorías parlamentarias, votaron casi todas las leyes importantes y condicionaron a todos los Gobiernos, del PSOE y del PP.

3. LA AUTONOMÍA HA FRACASADO
Los independentistas dicen que los casi 40 años de autogobierno muestran su fracaso, que hay un proceso de “ahogo” de la autonomía y de recentralización y que, por tanto, hay que superar la autonomía e ir a la independencia.
En el desarrollo de la Constitución, el Estatut de 1979 (y su despliegue) estableció un sistema de autogobierno sin parangón en la historia de España. La oficialidad y el uso vehicular del idioma catalán permitieron su notable recuperación; se avanzó en la corresponsabilidad fiscal y en la recaudación de impuestos (pese a que el nacionalismo había rechazado al inicio de la democracia el sistema de concierto); se administraron las competencias básicas del Estado del bienestar (sanidad y educación), que fueron ampliándose a otras (prisiones, policía).
Y el aún más descentralizador Estatut de 2006 todavía profundizó en ese autogobierno. Incluso pese a que el Tribunal Constitucional lo recortó notablemente, en una polémica sentencia (2010) sobre un recurso del PP que marcó un antes y un después en la percepción sobre el (obstaculizado) encaje de lo catalán en lo español y sobre la (crecientemente radicalizada) política nacionalista, que consideró roto el subyacente pacto constitucional.
Aunque algunos de quienes más dicen lamentar lo que consideran la pérdida del Estatut, como Esquerra Republicana, habían hecho campaña en contra y habían pedido el voto negativo en el referéndum de 2006.
En cualquier caso, el tamaño del desengaño y la desafección fue superior al de la poda hecha en el texto: supresión de un artículo e incisos en otros 13 (sobre un total de 238) y reinterpretación de muchos otros. Pero su alcance cualitativo fue superior al cuantitativo: se descabezó la pretendida desconcentración del poder judicial y se laminaron competencias financieras importantes, así como aspectos simbólicos. En Cataluña se recibió lógicamente como un agravio que la legitimidad del tribunal primase sobre la voluntad popular ya expresada en el Congreso y en el referéndum previo a la sentencia.
Pese a esos reveses y a una panoplia de leyes recentralizadoras introducidas desde 2012 por el PP, el nivel de autogobierno alcanzado y consolidado en toda España (y singularmente en Cataluña) no constituye pues ni pantalla pasada ni motivo para pasarla. Al revés, incluso aunque pueda mejorarse, resulta formidable en términos comparativos internacionales: España es el séptimo país de la OCDE según el baremo del poder fiscal descentralizado; y el primero en intensidad de su descentralización entre 1995 y 2004 (Fiscal federalism, OECD, 2016).

4. ESPAÑA ES UN ESTADO AUTORITARIO
España es una democracia avanzada que goza del máximo grado de libertades y respeto por los derechos individuales y colectivos. Así lo certifican todas las instituciones internacionales de las que el país es parte así como todos los centros de estudios dedicados a evaluar la calidad de la democracia de los Estados.
Internamente, el Estado de derecho y la división de poderes están garantizados por los tribunales. Internacionalmente, España es signataria de todas las convenciones sobre derechos humanos y libertades políticas y civiles del sistema de Naciones Unidas, miembro del Consejo de Europa y sus convenios de protección de derechos. También es miembro de la Unión Europea y firmante de la Carta de Derechos Fundamentales de la UE.
Toda la legislación nacional y las sentencias de sus tribunales están sometidas a los tribunales de Estrasburgo (Consejo de Europa) y Luxemburgo (Tribunal de Justicia de la UE). Como demuestran los casos de Hungría y Polonia, los Estados de la UE están sometidos a un estricto régimen de vigilancia por parte de las instituciones europeas para detectar cualquier desviación de poder, violación de derechos o ataque a las libertades o la separación de poderes.
Ni el Gobierno de la Generalitat ni ninguna entidad independentista ha recurrido a ninguna de estas instancias internacionales para denunciar ninguna violación de derechos ni el Estado español ha sido apercibido o condenado, dentro o fuera del país, por este tipo de hechos.
Freedom House concede a España la máxima puntuación en derechos políticos y civiles: 95/100, la misma que, por ejemplo, a Alemania. El Economist le otorga un 8,3 sobre 10 en su índice sobre democracia, un valor situado entre Francia (7,92) y Alemania (8,6). El Proyecto Politi IV, que mide el autoritarismo y la evolución de la democracia, sitúa a España en el máximo de democracia (10) desde 1982.
Más: en su informe de 2017 sobre derechos humanos, la organización Human Rights Watch ni hace mención a la presunta supresión de derechos en Cataluña ni menciona siquiera a Cataluña como un asunto específico.
Y aunque el Alto Comisionado de la OSCE para los Derechos de las Minorías, en su último informe sobre España, advirtió solo sobre la integración de los gitanos, ni en ese texto ni en su informe sobre derechos lingüísticos hizo ninguna mención condenatoria a España.

5. ESPAÑA NOS ROBA
Esta falsedad la puso en circulación la Generalitat de Artur Mas en 2012, al publicar un cálculo según el cual Cataluña estaría aportando 16.409 millones de euros al presupuesto común. El supuesto robo del 8,4% del PIB de Cataluña fue difundido por el expresidente Jordi Pujol: “Pagar en torno al 9% de su PIB por concepto de solidaridad, y con frecuencia más, se convierte en un expolio que perjudica gravemente a Cataluña y su gente”.
Ese cálculo es un desatino. El estudio nacionalista que en 1994 lanzó el concepto de “expolio” calculaba la balanza en el 7,56% del PIB, de los cuales la aportación a la solidaridad interregional justificaba 2,44 puntos. El trabajo, de Jordi Pons y Ramon Tremosa, cifraba pues el exceso de déficit en algo más de cinco puntos, no ya de nueve. Cifras menos lejanas a los déficits fiscales de los territorios más prósperos en los países federales, en torno al 3,85%.
En realidad, los nacionalistas catalanes defendieron en su propuesta de pacto fiscal de modelo a la vasca corregido (“concierto solidario”) una cuota de solidaridad del 4% del PIB (rebajada al 2% en algunas versiones), con lo cual el déficit fiscal excesivo no sería de ocho puntos, sino de cuatro. Pero la doble cifra tótem de 16.409 millones de euros (8,4% del PIB) fue la que se empleó para la propaganda. Y recibió muchas críticas, por desmesurada, ya que se estimó según uno de los dos métodos (y seis variantes) de cálculo científico de las balanzas (“flujo monetario”: territorio donde se produce el gasto público), menos indicado que su alternativa (“beneficio” a cada población, independientemente del lugar del gasto).
El economista Antoni Zabalza distinguió entre los ciclos económicos. En el libro Economia d’una Espanya plurinacional, calculó que si en tiempos de bonanza el déficit catalán oscilaba en torno al 8%, en fases de crisis era muy inferior o se convertía incluso en superávit. En parecida línea, Josep Borrell y Joan Llorach, en su libro Las cuentas y los cuentos de la independencia, recogían una estimación de la Generalitat según la cual el desbalance para Cataluña alcanzaría en 2015 solamente 3.228 millones de euros: esto es, solo un 1,6% de su PIB.
Así que tras haberse convertido en “verdad oficial del procés”, el fervor sobre el mito de los 16.460 millones perdidos se fue mitigando en el ámbito de mayor cultura económica.
En realidad, hay un cierto consenso en que Cataluña contribuye según sus capacidades y riqueza lo que le corresponde; pero recibe mucha menor inversión que la adecuada para el peso de su PIB y de su población en ambos parámetros globales: de 2011 a 2015 la inversión estatal presupuestada para toda España bajó un 36,6%, por un 57,9% en Cataluña; y la ejecutada fue aún mucho peor. Esta es una de las vías aptas para corregir las disfunciones —que no expolio—, de la situación actual. En cualquier caso, las balanzas oficiales del Gobierno para 2014 indicaban que Cataluña no era la primera comunidad contribuyente neta (déficit fiscal de 9.892 millones, el 5,02% del PIB) sino la segunda, tras Madrid (19.205 millones negativos, un 9,8% de su PIB).
Siempre que esos niveles de desbalance no estrangulen el crecimiento de los territorios más prósperos, su mayor contribución neta deriva del principio de progresividad (a mayor riqueza, más fiscalidad), como pasa con los individuos.
Además, el déficit fiscal compensa su superávit comercial (la ocupación industrial de las regiones menos desarrolladas): así ocurre en la UE, entre Norte y Sur. Cuando los “contribuyentes netos” europeos se han rebelado y han exigido pagar menos al presupuesto común, las autoridades catalanas no han hecho causa común con ellos. ¡Se trata de lo mismo!

6. SOLOS SEREMOS MÁS RICOS
La tesis de que los catalanes en solitario serían más ricos tiene mucho de ensoñación.
Cierto que ya conforman, con Madrid, País Vasco y Baleares, una de las comunidades españolas más prósperas.
Cierto también que han mantenido y aumentado su nivel comparativo europeo —en términos de prosperidad, medida en PIB per cápita— con regiones muy avanzadas, como la francesa Rhône-Alpes, la italiana Lombardía y la alemana Baden-Wurtemberg, con las que conforman el cuarteto conocido como “los cuatro motores”.
Y cierto que, por lo menos hasta el inicio de la Gran Recesión, se defendieron mejor que estas. Lo hicieron, significativamente, formando parte de España, de la economía española, de eso que el secesionismo denomina el Estado español, al que considera un Estado ajeno, enemigo u hostil: en su seno, Cataluña no ha dejado de progresar.
El caso es que la versión radicalizada del nacionalismo pinta un escenario rosa en caso de separación, ignorando o minimizando los costes directos de la misma. Amén de los indirectos: la pérdida de las sinergias económicas y los estímulos intelectuales obtenidos por pertenecer al amplio espacio económico europeo, líder mundial en comercio, ayuda al desarrollo y modelo social avanzado.
Así, los publicistas secesionistas propagan que, con la independencia, Cataluña sería mucho más rica que actualmente. Aumentaría su PIB y su empleo, y mejoraría su capacidad de endeudamiento, las pensiones y los servicios sociales.
Lo sostiene, aunque con un abanico muy amplio de escenarios y cifras concretas, un grupo de economistas (Colectivo Wilson); bastantes de los autores del libro Preguntes i respostes sobre l'impacte econòmic de la independència (Col.legi d’Economistes, 2014), y el número 2016/1 de la Revista de Catalunya.
Frente a esta posición, un escenario negro. El Ministerio de Economía asegura que la secesión reduciría el PIB entre un 25% y un 30%, hasta 63.000 millones de euros. Un estudio del Ministerio de Exteriores menos trágico cifra el impacto negativo para Cataluña en 36.999 millones, cerca del 19% de su PIB (Consecuencias económicas de una hipotética independencia de Cataluña, 17/2/2014).
Entre un escenario glorioso y otro catastrófico, los datos y estudios comparativos indican que Cataluña afrontaría una fortísima crisis (que afectaría también al conjunto de España), probablemente cercana a la causada por la Gran Recesión, que redujo entre 2008 y 2013 la riqueza española, medida en PIB, en un 9,2% entre 2008 y 2013.
Algunas comparaciones internacionales pueden ofrecernos pistas, aunque sus contextos difieran. Ciñéndose solamente al impacto en el PIB de la reducción y encarecimiento del comercio interno, el quinto estudio oficial británico sobre la independencia de Escocia calcula que esta perdería un 4% de su PIB, lo que traducido al tamaño catalán equivaldría a perder el 3%, reconoce la Revista de Catalunya.
El precedente de la partición de Checoslovaquia (1993) prohíbe minimizar el revés comercial de las rupturas (incluso pactadas, como fue aquella). Desde entonces hasta 2011 las exportaciones checas a Eslovaquia bajaron del 22% al 9% y las de sentido inverso, del 42% al 15% (La fábrica de España, EL PAÍS, 22/11/2012). Y la separación de Eslovenia retrajo sus exportaciones totales un 23,5% en 1992, y un 5,5% su PIB, según un estudio de la Cámara de Barcelona (El sector empresarial a Catalunya i Espanya, 5/6/2014).
Ese trabajo, menos militante que los oficialistas, calcula que, solo por el efecto de la caída del comercio, el PIB catalán podría reducirse hasta el 5,7% (y un mínimo del 1,1%), mientras que el perjuicio de la secesión catalana para el resto de España alcanzaría un signo negativo máximo del 1,4%.
Entre otras razones, porque la dependencia de las exportaciones de Cataluña al mercado español (que ella tanto contribuyó a crear), cercanas a un tercio de su total, es muy superior a la inversa; y porque su saldo positivo (22.685 millones en 2011) compensa el saldo negativo de la balanza comercial catalana con el extranjero (15.325 millones).
Claro está que un impacto adverso de 5,7 puntos (o de 3 puntos en la comparativa con Escocia) no es equiparable a los nueve puntos perdidos por la economía española durante la Gran Recesión.
Pero, atención, esas cifras se circunscriben a los estrictos efectos de la evolución comercial, el elemento hasta ahora más explorado. Y, además, en el caso catalán las estimaciones se remiten a un escenario de una separación idílica, sin interrumpir su adscripción a la UE, algo denegado por los Tratados y por las autoridades comunitarias.
Queda pues por añadir otros flujos adversos: de inversión exterior (hasta ahora positiva), de turismo, de facilidad de endeudamiento exterior, y la mencionada pérdida de los efectos positivos de la pertenencia a un gran espacio económico integrado. Cataluña podría pues ser económicamente viable por sí sola (lo es Uruguay). Pero lejos de convertirse en un paraíso inmediato —quizá también de un infierno letal—, se abocaría a un azaroso y dramático purgatorio.

7. TENEMOS DERECHO A SEPARARNOS
Es falso que, contra lo que sustenta la suspendida ley del referéndum en su exposición de motivos, Cataluña tenga el “derecho imprescriptible e inalienable a la autodeterminación” (y, más aún, en un sentido “favorable a la independencia”), que habría sido reconocido por el derecho internacional. Sucede lo contrario.
La normativa de Naciones Unidas (Carta fundacional de 1945, resoluciones 1514 y 2625 de la Asamblea General, Pacto Internacional de Derechos Civiles) reconoce el derecho de autodeterminación pero en sentido interno: como un derecho de los pueblos a que sus ciudadanos puedan realizarse políticamente, votar en elecciones democráticas y participar en las instituciones.
Solo en situaciones muy específicas este derecho a la autonomía dentro del Estado se puede convertir en autodeterminación externa, frente al Estado, y por tanto, a la secesión. Esas excepciones se circunscriben a la “situación particular de los pueblos sometidos a dominación colonial o a otras formas de dominación u ocupación extranjeras” (Resolución 50/6 de la ONU).
Pero, además, ese derecho es concurrente con el principio de “integridad de los Estados”. Es más, puede ceder la primacía ante este último porque el reconocimiento de la autodeterminación externa para “nada (…) autoriza o fomenta acción alguna encaminada a quebrantar o menoscabar, total o parcialmente, la integridad territorial o política de Estados soberanos”: ¿qué Estados quedan protegidos de secesiones? Aquellos “que se conduzcan de conformidad con el principio de la igualdad de derechos (…) y estén, por tanto, dotados de un Gobierno que represente a la totalidad del pueblo perteneciente al territorio”, remata la 50/6. En resumen, las democracias.
Y en el caso que nos ocupa, la democracia española ha sido construida con la decisiva aportación de los catalanes (desde su participación en la ponencia de la Constitución de 1978); ha ofrecido cauce para que hayan participado en 38 convocatorias electorales de distinto nivel de gobernanza (local, autonómico, estatal y europeo, y en cuatro referendos legales, el de la Constitución, los de los Estatutos de 1979 y 2006 y el del Tratado Constitucional de la UE); y para que participen en las instituciones del Estado. No están sometidos a un yugo colonial, dictatorial ni militar.
En casos aún más excepcionales se habla de “secesión remedial”, como último remedio para cesar una masiva vulneración de los derechos humanos y las libertades democráticas. Pero estos casos extremos deben ser convalidados por el Consejo de Seguridad de la ONU, como ocurrió en Kosovo, que además respetó en su declaración de independencia el Marco Constitucional interno —con mayúsculas—, administrado bajo tutela de una misión de la ONU. Además de que su jefe recomendó específicamente la independencia de Kosovo respecto de Serbia al Consejo de Seguridad, lo que este aceptó.
Otros Estados han surgido por sucesión o desintegración/implosión (de la URSS o de Yugoslavia), pero de ahí no se deriva un derecho genérico a la secesión. Escocia, Canadá y Montenegro han celebrado referendos de autodeterminación, pero conforme a su ordenamiento y con autorización del Gobierno central y del Parlamento, nunca de forma unilateral. El caso de Sudán del Sur es parecido.
La Constitución Española no contempla —como ninguna otra de Europa ni de prácticamente ningún país— el derecho de un territorio a desgajarse. Una modificación del statu quo requeriría una reforma constitucional por el procedimiento agravado, que exige entre otras cosas aprobación por mayoría de dos tercios en Congreso y Senado y que la reforma se apruebe en referéndum por todos los españoles. Existe, eso sí, la posibilidad de consultar directamente a los ciudadanos sobre “decisiones de especial trascendencia”, pero entonces el referéndum debe convocarlo el Gobierno, es solo consultivo y no vinculante y deben tener derecho a votar en él todos los españoles (art. 92 de la Constitución).
Además, la doctrina mayoritaria y la jurisprudencia del Tribunal Constitucional exceptúan de la posibilidad de someter a referéndum todas las cuestiones que contradigan la unidad nacional e integridad territorial recogidas en el artículo 2. Referendos contrarios a normas constitucionales similares, como sucedió con las de Ucrania en el caso de la secesión de Crimea, han sido radicalmente desautorizados por el Consejo Europeo, la Asamblea General de la ONU y la Comisión de Venecia del Consejo de Europa.

8. NO SALDRÍAMOS DE LA UE
No es cierto que una Cataluña independiente seguiría formando parte de la Unión Europea, como pretende el secesionismo.
Desde 2004, los sucesivos presidentes de la Comisión Europea (que es la guardiana e intérprete en primera instancia de los Tratados), Romano Prodi, Jose Manuel Durão Barroso y Jean-Claude Juncker, han sostenido idéntica tesis, con escasísimas variaciones en su formulación: “Si un territorio de un Estado miembro deja de ser parte de este Estado porque ese territorio se convierte en un Estado independiente, los Tratados no pueden seguir aplicándose a esa parte del territorio. Y la nueva región independiente se convierte, por efecto de su independencia, en un país tercero”. Ese nuevo Estado deberá “pedir nuevamente el ingreso” si desea ser miembro.
Esta definición deriva directamente de la textualidad del Tratado de la Unión Europea (TUE). Su artículo 52 menciona, uno por uno y por su nombre completo, los 28 Estados miembros de la Unión. No aparece el de Cataluña, de manera que su adscripción a la Europa comunitaria deriva del hecho de formar parte del Reino de España. No es que Cataluña se abocase a su expulsión del club comunitario; es que se autoexcluiría del mismo.
Pero, además, el TUE, en su título I (el de carácter más constitucional), obliga a todos en su artículo 1.2 a respetar el orden constitucional de cada Estado miembro y su integridad territorial, en los siguientes términos: “La Unión respetará la igualdad de los Estados miembros ante los Tratados, así como su identidad nacional, inherente a las estructuras constitucionales de éstos (...) y respetará las funciones esenciales del Estado, especialmente las que tiene por objeto garantizar su integridad territorial”. No es un asunto de legislación derivada, ni reglamentaria, ni opcional, sino de orden constitucional.
Así que, en caso de que Cataluña se constituyese en un Estado independiente y desease adherirse a la UE, ello no sería automático, sino que debería presentar su candidatura a tal efecto, según establece el artículo 49 del TUE, que debería ser validada por los 28 Estados miembros, incluida España, algo de suyo complicado, más aún si la separación fuese unilateral.
Pero para ser candidato deben cumplirse los dos requisitos básicos fijados por ese artículo. El primero es ser “un Estado europeo”; el segundo, ser “un Estado que respete los valores” democráticos proclamados en el artículo 2, como recordaba en un artículo del prestigioso exjurisconsulto del Consejo Europeo, Jean Claude Piris (Cataluña y la Unión Europea, EL PAíS, 29/8/2015).
En el supuesto de que esos valores se cumpliesen, habría que acreditar también que el país constituye “un Estado europeo”. Y para constituir un Estado hay que obtener el reconocimiento internacional. Como acabó reconociendo Artur Mas el pasado 25 de marzo, “si no te reconoce nadie, las independencias son un desastre”.
Y la vía indiscutible para ese reconocimiento es la ONU, la pertenencia a la misma. Para que la ONU admita un nuevo Estado debe recomendarlo primero el Consejo de Seguridad (entre cuyos miembros permanentes con derecho a veto figura Francia, nada inclinada a favorecer rupturas territoriales y sensibilizada por cuestiones como la de Córcega o sus propios territorios catalanes); y luego aprobarlo la Asamblea General por una mayoría de dos tercios.
La minimización política de esos obstáculos aludiendo a la importancia capital de Cataluña para Europa y la imperiosa necesidad que esta tiene de aquella contrasta con el unanimismo de los Gobiernos e instituciones europeas en contra de la fragmentación; con la problemática que suscitaría el precedente de una secesión para muchos Estados miembros que experimentan tensiones centrífugas domésticas; y con el propio objetivo fundacional de la actual UE de reconciliar a los europeos sobre bases como el mantenimiento inalterado de las fronteras internas establecidas tras la Segunda Guerra Mundial.
Y frente al recurso a una pretendida “ampliación interna” relativa a la presunta conservación por los catalanes de su condición de ciudadanos europeos, la Comisión ha dejado bien establecido que solo las personas que tengan nacionalidad de un Estado miembro son ciudadanos de la UE, según el artículo 20 del TFUE (C(2022) 3689 final, 30/5/2012).
El premio de consolación sería la permanencia en el euro. “En cualquier caso, Cataluña va a estar en el euro… hay países que no están en la UE y tienen euro, Cataluña lo tendrá si quiere”, manifestó Mas en septiembre de 2013. No es así. Estar en el euro es formar parte de la unión monetaria, y en ella solo se admiten a los Estados miembros de la UE.
El sucedáneo sería emplear el euro: crear una moneda propia y pegarla a la europea, pero ese mecanismo, el currency board, exige un acuerdo previo por unanimidad (art. 219.1 del TUE) de los 28. Y aunque es el sistema usado por Mónaco, San Marino, el Vaticano y Andorra, “no es adecuado para las economías diversificadas”, según el FMI. Un sucedáneo del sucedáneo sería emplearlo sin acuerdo, lo que los expertos consideran contrario al Tratado. Y privaría también a las entidades bancarias de Cataluña del paraguas de financiación masiva que despliega el BCE, que en el mejor de los casos (contar con filiales en la eurozona) solo les podría adjudicar apoyos simbólicos, como los otorgados a las de terceros países.

9. EL REFERÉNDUM DEL 1-0 ES LEGAL
La votación convocada para el 1 de octubre es legal, sostiene el Govern. Falso. Y su vicepresidente, Oriol Junqueras, riza el rizo añadiendo que el Código Penal no prohíbe votar. Es engañoso.
Para que una convocatoria electoral sea legal debe ampararse en la ley. Y la Constitución otorga la competencia exclusiva para llamar a referendos en asuntos “de especial trascendencia” a las Cortes y al Gobierno. El 1-O ha sido convocado de forma unilateral, por decreto de la Generalitat.
Las dos leyes de desconexión, la de referéndum, del 6 de septiembre, y la de “transitoriedad y fundacional” de la república catalana, de 8 de septiembre, son ilegales.
Lo son, primero, por cuestión de procedimiento. Fueron votadas en el Parlament sin la mayoría de dos tercios que exige el Estatut para su reforma, según su artículo 222 (y suponen mucho más que una mera reforma); en virtud de un cambio del Reglamento de la cámara que quebrantó los derechos de los diputados (y de los votantes); e incumpliendo un requisito esencial del procedimiento legislativo, la solicitud de dictamen previo al Consell de Garanties Estatutàries, el equivalente catalán del Tribunal Constitucional en el control de legalidad de las normas autonómicas.
Tras haber emitido varios dictámenes contrarios a distintas piezas normativas del procés (entre ellos sobre la propia reforma del reglamento parlamentario), el mismo 6 de septiembre, dicho Consell, reunido de urgencia en pleno, emitió un acuerdo remitido a la Cámara recordando “el carácter preceptivo” de su dictamen, que la Mesa ignoró. Defecto de forma que es de fondo, al anular garantías imprescindibles en el proceso de elaboración de una ley. Un aviso de ilegalidad concomitante fue emitido por los letrados de la Cámara.
Además, la ley del referéndum es ilegal por su contenido. Una ley ordinaria no puede autoproclamar (artículo 3.2) que “prevalece jerárquicamente” sobre el Estatut y la Constitución; no puede contradecir a la Constitución (artículo 92: competencia estatal y carácter consultivo de los referendos); y no puede establecer (artículo 19) una autoridad electoral —la Sindicatura— por mayoría absoluta, cuando una ley electoral exige mayoría reforzada de dos tercios (artículo 56 del Estatut).
Y conculca las principales disposiciones de la Comisión de Venecia del Consejo de Europa: disponer de una normativa electoral desde un año antes, sin cambiarla (ha sido menos de un mes); entablar previamente “serias negociaciones entre todos los actores”; prohibir “el uso de fondos públicos por parte de las autoridades con fines de campaña” (lo que viola la radiotelevisión oficial).
En cuanto a la ley de transitoriedad, se trata de un texto con pretensión de Constitución interina que entraría en vigor a los dos días de celebrado el referéndum (presunción de hechos consumados) y sin haberse votado en un referéndum constituyente: “Cataluña se constituye en una República” (artículo 1); la “soberanía nacional radica en el pueblo de Cataluña” (artículo 2); y “mientras no se apruebe la Constitución de la República, esta ley es la norma suprema del ordenamiento jurídico catalán” (artículo 3).
La norma dibuja y prefigura un Estado autoritario que acabaría con el Estado de derecho, pues cancela la separación de poderes y la independencia del poder judicial: el presidente del Tribunal Supremo sería elegido por el presidente de la República (y primer ministro); y todos los cargos judiciales, por una comisión mixta en la que el Gobierno dispondría de mayoría absoluta, erosionando el derecho fundamental de los ciudadanos a la tutela judicial (artículo 65 y siguientes), en sintonía con la evolución dictatorial de Polonia. Y el próximo Parlament, que en teoría tendría funciones constituyentes, carecería de ellas pues debería obedecer un mandato previo vinculante dictado por un “proceso de participación ciudadana” (artículo 85 y siguientes) previsiblemente hegemonizado por las entidades de agitación soberanista.
Estas leyes, suspendidas por el Constitucional, exhiben una ilegalidad de origen por cuanto derivan de otras anteriores, anuladas por el mismo, siempre por unanimidad. Así, la Sentencia del TC STC 42/2014 (25 de marzo) anuló la resolución parlamentaria 5/X (23 de enero de 2013) que aprobó la soberanía de Cataluña: porque el soberano es el pueblo español de manera “exclusiva e indivisible” (artículo 1.2 de la Constitución).
En la STC 103/2008 de 11 de septiembre estableció que si la pregunta del referéndum afectaba al orden constitucional, el único referéndum posible es el previsto en los procedimientos de reforma de la Constitución. La STC 31/2015 de 25 de febrero insistió en ello. De manera que “ni la Generalitat ni el Estado pueden convocar un referéndum o una consulta popular que pueda afectar al orden constitucional”, como lo sería “preguntar sobre la independencia de Cataluña”, como ha escrito el letrado mayor del Parlament, Antoni Bayona. La más reciente STC del 10 de mayo de 2017 abunda en ello.
La STC 259/2015, del 2 de diciembre, declaró inconstitucional la resolución 1/XI del Parlament, de 9 de noviembre de 2015, en que este reclamaba un Estado catalán independiente, proponía leyes de desconexión y un “proceso constituyente no subordinado”, sin supeditarse a las resoluciones del propio TC. El tribunal rechazó ese texto como un “acto fundacional” del proceso de independencia y estableció que en un Estado democrático no pueden contraponerse legitimidad democrática y legalidad constitucional.
Una panoplia de resoluciones derivadas (como interlocutorias) del TC desarrolla y detalla esa doctrina en cada paso que se ha imprimido al procés soberanista: de manera que el marco normativo del referéndum es ilegal a los ojos de la ley, y también de la jurisprudencia.
Adicionalmente, el Código Penal es obvio que no prohíbe votar, pero sí castiga la desobediencia, la prevaricación y la malversación de fondos en procesos electorales que hayan sido legalmente prohibidos.

10. VOTAR SIEMPRE ES DEMOCRÁTICO
“Referéndum es democracia”, es el principal lema de la campaña secesionista para el 1-O, que se despliega con diversas variantes.
Formulado así, sin matices, el principio es equívoco y por tanto induce al error. Es cierto que las consultas referendarias como mecanismo de “democracia directa” pueden constituir un buen complemento de la democracia representativa. Y así sucede frecuentemente en algunos países muy concretos, de pequeña dimensión, vida política local muy intensa y gran tradición (constitucionalizada) en votaciones sobre cualquier asunto, como Suiza.
Pero también los referendos han sido empleados por las peores dictaduras. Los ocupantes nazis de Austria hicieron ratificar el Anchluss (anexión) al Tercer Reich de Adolf Hitler por esa vía, el 10 de abril de 1938. Entre otros detalles, la casilla del sí duplicaba el tamaño de la del no. Resultado: 99,73% a favor.
El franquismo rubricó de igual forma su Ley Orgánica del Estado el 13 de diciembre de 1966, sin libertad para discrepar ni existencia de partidos ni de derecho democrático alguno. Resultado: 95% de votos favorables, que en algunas mesas electorales llegaron a superar el 100% de los electores (procedimiento conocido como pucherazo: añadir papeletas con un puchero).
Además, defender que la única solución al (muy mejorable) encaje de Cataluña en España es un referéndum de independencia carece de sentido: esta reivindicación no figuraba en el programa electoral de Junts pel Sí, el principal grupo secesionista (Convergència y Esquerra) para las elecciones plebiscitarias del 27-S, por considerar ya válida a todos los efectos la deficiente consulta del 9-N de 2014. No se votó entonces en favor de ese ni de ningún referéndum. No hay pues mandato electoral para su celebración, sino solo un intento de captar a ciudadanos votantes de otros partidos y partidarios de una consulta pactada (esta no lo es).
Para que un referéndum sea democrático debe celebrarse en un régimen democrático y ateniéndose al marco constitucional. “Celebrar un referéndum que es inconstitucional contraviene en todo caso los estándares europeos”, dictaminó el Consejo de Europa (Comisión de Venecia, que supervisa los referendos en el continente) en el caso del referéndum separatista de Crimea respecto de Ucrania (dictamen 762/2014).
Y es que el uso de referendos debe “cumplir con el sistema legal como un todo, especialmente las reglas de procedimiento (…)”. “Los referendos no pueden celebrarse si la Constitución o una ley conforme a ella no los autoriza”, obliga el Código de Buenas Prácticas del organismo (documento 371/2006). Y el artículo 2 de la Constitución de Ucrania establece que su soberanía “se extiende a su entero territorio”, que es “un Estado unitario” y que su frontera “es indivisible e inviolable”.
El presidente de la Comisión de Venecia advirtió el 2 de junio en carta al de la Generalitat que cualquier referéndum debía ser pactado con el Gobierno y llevarse “a cabo en pleno cumplimiento con la Constitución”, lo que en este caso no ocurre porque la (suspendida por el Constitucional) ley catalana del referéndum se sitúa por encima y al margen de la Constitución, y del Estatut.
Es falso asimismo que la exclusión del recurso a referéndum en asuntos de soberanía sea propio de “democracias de (presunta) baja calidad”, como alega el Govern. Todas las democracias avanzadas de la Europa continental excluyen asimismo la convocatoria de referendos de secesión. Los dos episodios más recientes al respecto son Italia y Alemania.
La Corte Costituzionale italiana (sentencia del 29/4/2015) dictaminó que la soberanía de todos sus ciudadanos “es un valor de la República unitaria que ninguna reforma puede cambiar sin destruir la propia identidad de Italia”. Y que atentar contra ese imperativo implica “subversiones institucionales radicalmente incompatibles con los principios fundamentales de unidad e indivisibilidad de la República”. Y ello porque “la unidad de la República es uno de los elementos tan esenciales del ordenamiento constitucional que está sustraído incluso al poder de revisión de la Constitución”. Una restricción que no opera en España, puesto que todos los artículos de su Constitución pueden reformarse.
En igual sentido y de forma mucho más escueta, ante una petición de referéndum independentista para Baviera, el Tribunal Constitucional alemán resolvió denegarla el 16 de diciembre de 2016 puesto que “no hay” ningún “espacio para aspiraciones secesionistas de un Estado federado en el marco de la Constitución: violan el orden constitucional”. Y es que en la República Federal, “como Estado nacional cuyo poder constituyente reside en el pueblo alemán, los Estados federados no son dueños de la Constitución”.
Así que los referendos de secesión no son democracia (europea).
El descarrilamiento del ‘procés’
Los que invocan el nacionalismo lo hacen en vano. El amor a la comunidad a la que uno pertenece y el cuidado de los intereses materiales y culturales de esa comunidad no se articulan hoy en día por medio del nacionalismo.
Eduardo Mendoza

Hace unos días me pasaron a la firma un manifiesto sobre el referéndum catalán. Los firmantes eran personas que respeto y con muchas de las cuales tengo una buena amistad y el contenido del manifiesto era inocuo, a pesar de lo cual no quise sumarme a la lista de firmantes por varias razones de forma y de estrategia: en primer lugar, todos los firmantes tienen, sin ánimo de ofender, una cierta edad, con lo cual su opinión encarna la sabiduría y la experiencia, pero no representa el ímpetu y la esperanza de una población más joven. Al margen de esto, en el momento presente, un manifiesto publicado en un determinado órgano de expresión sería tomado como una declaración de guerra dijera lo que dijera. Y así ocurrió. Sin embargo, de poco sirvió mi exquisita prudencia y mi nombre ha sido incorporado a la lista de los firmantes a la hora de repartir denuestos. Qué le vamos a hacer.
Seguramente esta adhesión virtual se debe a unas declaraciones recientes, expresadas en el curso de una entrevista, en las que dije que el procés había descarrilado. Con eso quise decir que el planteamiento de la cuestión y su desarrollo posterior habían sido erróneos y seguían un camino equivocado, no tanto por su contenido, discutible en algunos puntos, pero merecedor de un serio debate, sino el espíritu que lo había alimentado y del que se seguía nutriendo. Con esta frase tan retorcida me refería, como añadí, al nacionalismo.
En la entrevista a que me refiero dije que el nacionalismo era un concepto anacrónico. Pervive, sin duda, en el ánimo de muchas personas, pero ha cambiado de sentido. Lo mismo ocurre con otros conceptos. Por ejemplo, el romanticismo. Si hoy digo que soy un romántico, nadie interpretará que pienso como Schiller o como Lord Byron, sino que me gustan las canciones melódicas y las películas ñoñas que acaban bien. Otros conceptos sufren hoy el mismo desgaste: democracia, por ejemplo; o socialismo. Pero no nos alejemos del tema. Lo que quería decir es que los que invocan el nacionalismo lo hacen en vano. El amor a la comunidad a la que uno pertenece y el cuidado de los intereses materiales y culturales de esa comunidad no se articulan hoy en día por medio del nacionalismo ni son, en rigor, nacionalismo. El nacionalismo tuvo su momento y pasó. Ahora es un conjuro que permite al que lo usa creer que representa los intereses de la comunidad y descalificar al que no comparte su postura. Por suerte o por desgracia, hoy en día los problemas son otros y añadir el elemento emocional a las cuestiones prácticas lo enreda todo. Pero también es cierto que las emociones existen y son importantes para quien las siente y rechazarlas con la altanería de quien está de vuelta de todo es contraproducente y está mal.
Cataluña no es un país de ideas. Las relaciones humanas, el pragmatismo y la creatividad artística son sus principales virtudes. En uno y otro terreno subyace un elemento infantil que hace a Cataluña especialmente atractiva, como se demuestra por un turismo que la desborda. Y los visitantes acuden en masa a ver la obra de Gaudí y la de Dalí, dos artistas que apelan a lo que algunos llaman “el niño que todos llevamos dentro” y esta cualidad le ha permitido pasar rápidamente y con éxito de una economía industrial en decadencia a una economía de servicios y a Barcelona en la capital europea del desmadre. Nadie escapa a este influjo. Lo mismo se aplica las grandes manifestaciones públicas. Comparadas con las broncas de cualquier otro país, las manifestaciones que tienen lugar en Barcelona, sea para protestar o para exigir, son una fiesta escolar. La gente se ríe, se abraza, canta y su comportamiento, en todo momento ejemplar, hace que la manifestación parezca un juego. Los corresponsales extranjeros, que del niño ven la inocencia y no la rabieta, flipan y se apuntan a una causa tan guai. Del mismo modo, las actitudes desafiantes de los dirigentes, los insultos y las descalificaciones les salen del alma, pero vistas objetivamente, son de tebeo.
A esto el Gobierno español, tanto el actual, como todos los gobiernos que le han precedido a lo largo de una historia que dura más de cien años, no sabe cómo responder. En el caso del Gobierno actual la cosa se agrava porque sus recursos intelectuales son, por decirlo de algún modo, limitados. Regaña, llama al orden y amenaza, todo lo cual da el resultado contrario al que busca, si es que busca resolver el conflicto y no encrespar los ánimos con fines electorales. El recurso a la legalidad difícilmente surte efecto cuando ni este Gobierno ni ninguno ha demostrado mucha preocupación por las leyes a la hora de manejar los dineros propios y ajenos. Y la amenaza de poco sirve frente a la irresponsabilidad.
¿Qué hay que hacer? No tengo ni idea. Lo preocupante es que tampoco parece haber nadie que tenga alguna, salvo la de continuar la batalla de slogans y llegado el momento salir a la calle y liarse a mamporros. Mientras tanto, el papel de las personas como yo, apartadas de la cosa pública por inclinación, pero metidos en ella por las circunstancias, sólo puede ser el de intentar aclarar las ideas y reconducir las cosas a un terreno más serio. Y en cumplimiento de esta noble función hago dos apuntes de orden lingüístico e histórico.
El primero es de uso interno: La Historia nos enseña que no se grita por las calles que no hay democracia cuando realmente no hay democracia; si te dejan salir a gritar lo que te da la gana es que las cosas no están tan mal. El segundo se refiere a la Guardia Civil. Los medios de información extranjeros califican a la Guardia Civil de “paramilitares”, lo cual es una falsedad, primero porque la Guardia Civil es una rama más de la policía estatal y segundo porque este término remite al lector a otros países y otras actividades que por fortuna no tienen nada que ver con lo que ahora pasa en Cataluña. Y quienes en Cataluña invocan la Historia reciente bien saben que el levantamiento militar de 1936 no triunfó en Barcelona gracias a la lealtad de la Guardia Civil a la República. Es verdad que luego fue un instrumento del franquismo, pero no más que los curas que ahora declaran su apoyo al referéndum.
Los medios de información cumplen una labor necesaria. Algunos son tendenciosos e incluso sectarios, pero en conjunto son la salvaguardia de las libertades o, al menos, una defensa contra el abuso de poder, en la medida en que son una tribuna abierta donde cabe la disidencia y la denuncia. Pero no son infalibles y, por la propia naturaleza de su función, son fragmentarios y precipitados. Alguien dijo que la guerra es un asunto demasiado serio para dejarlo en manos de los militares. Lo mismo se puede decir de la opinión pública: algo demasiado importante para dejarlo exclusivamente en manos de los medios de información. Y esto va también para el periódico en el que aparece este artículo. En medio de la vorágine, alguien tiene que pararse y ponerse a pensar un poco más a fondo.